miércoles, 31 de octubre de 2012

ARTÌCULOS - Anàlisis del Mito de Kurt Cobain (VII)



PROFECÌAS: EL ILUMINADO



-->

La histeria colectiva creada alrededor de la figura de Kurt Cobain también ha creado el mito de que se trataba de una persona de podía ver algo más allá de lo evidente, algo que los demás ignoraban. Esta interpretación está basada en algunas de sus canciones, que, después de su suicidio, son leídas desde el final de la historia de su vida.

Un ejemplo de ello lo encontramos en Smells like teen spirit, en la siguiente estrofa:


Soy peor en lo que hago mejor

Y por ese don me siento bendito

Nuestro pequeño grupo siempre estuvo

Y siempre estará, hasta el final

Hola, hola, hola, ¿qué tan bajo?




Siguiendo la lectura de la iluminación, el tono sentencial de estos versos crean la sensación de que Cobain ya conoce el destino que le espera a él y a su música: él ha sido bendecido con el talento para expresar aquello que sienten millones de personas, pero esto va a traer consigo consecuencias nefastas para el propio cantante. Por este motivo, lo que hace mejor —ser un artista con el que se identifican los jóvenes de su generación— es al mismo tiempo lo que hace peor, ya que se verá obligado a sacrificarse por estos jóvenes.

El pequeño grupo, en esta lectura, se referiría a Nirvana, que al momento de escribirse la canción aún no había adquirido el éxito posterior: sin embargo, al parecer Kurt Cobain ya sabía que estaba destinado a cambiar el panorama musical de la década. Por ello, como dice la letra, esta banda de punk-rock siempre estará, hasta el final: el cantante murió siendo todavía integrante de ella y el destino de su música es quedar para la posteridad. La pregunta ¿qué tan bajo? adquiere también un nuevo sentido, ya que el propio cantante se encargará de contestarla con sus acciones: el paulatino proceso autodestructivo por el que pasa culminará con su suicidio, que representa la caída a la que se hace referencia en la pregunta.


 Esta certeza de su suicidio puede leerse a posteriori en numerosas canciones: si bien esto no convierte necesariamente al cantante en un ser iluminado, llamaría la atención, desde esta lectura, la lucidez con la que éste prefigura su decisión posterior. Así, Kurt Cobain habría adquirido conocimiento de una verdad a la que los demás no tienen acceso, en la que estaría la causa del atentado contra su propia vida.

Por otra parte, en el texto del éxito de Nirvana llamado Come as you are se hace la siguiente afirmación:


Y te juro que no tengo una pistola

No, no tengo una pistola


Estos versos, al leerse tras la muerte de Cobain, quien se disparó en la cara, han servido para que muchos admiradores del grupo se sintieran engañados con la noticia de su suicidio. Este sentimiento se debe a que el público se ha acostumbrado a interpretar las letras de las canciones como testimonios del propio cantante, que les había hecho un juramento que quebró posteriormente. Así, se descubre un engaño premeditado en las palabras del artista, que ya sabía, al momento de escribir el texto, que se iba a suicidar.

Hemos analizado estos versos descontextualizándolos de la canción a la cual pertenecen. Si bien esto no es posible en un análisis riguroso, justificamos nuestra lectura con el hecho de que es así como el público construye su propia interpretación: se busca sentencias en los textos, mediante las cuales se pueda encontrar las razones por las cuales Kurt Cobain quiso terminar con su vida. Por este motivo, si queremos reconstruir la mito, debemos proceder con los mismos mecanismos de lectura de los mitificadores.


-->Fuente: Entretextos. Estudios Semióticos de la Cultura – Sylvia Koniecki, 2004

No hay comentarios:

Publicar un comentario