"¿Acaso no
son el verde y el amarillo cada uno de los colores opuestos de la muerte, el verde, para la resurrección y el amarillo para la descomposición y la decadencia?

( Antonin Artaud, carta a Jean Paulhan, París, 1937 )".