viernes, 30 de noviembre de 2012

ESPECIALES - THE RAMONES EN ARGENTINA (1987, 1991-1996)



LA RAMONES-MANÌA EN ARGENTINA




Desde su primera visita en el año 1987, se vislumbraba algo distinto entre ellos y el público argentino. Algo que iba más allá de una relación superficial entre una banda norteamericana y pibes que apenas conocían sus canciones a través de sus discos comprados en el exterior.

Unas cinco mil personas, se quedaron algunas afuera, siguieron el miércoles por la noche, en el estadio de Obras Sanitarias, el único concierto que brindó el grupo estadounidense The Ramones en su primera visita a la Argentina. El cuarteto, clave en la historia del movimiento punk, brindó un muy buen show en un marco claramente acalorado.

Con espíritu analítico, tómese por un lado el nihilismo de situación de una porción importante de la juventud, mézclese en la coctelera del verano porteño y la crisis económica perpètua y sírvase la resultante en un pandemonio punk. Un estadio-caldera, territorio liberado, con adyacencias primorosamente ornamentadas por la policía. El cóctel que burbujeará será explosivo, salvaje y crudo.

Es mucho más una muestra social que un concierto para la historia del rock, una ventana por donde escapar hacia la asfixia que una puerta para entrar a la palidez de una habitación blanca, la única presentación de Ramones en la Argentina dejó un espectro de sensaciones contrapuestas flotando en una atmósfera enrarecida.
No sería justo que, en el balance del debut argentino de este grupo de la historia del punk mundial, predominase la impresión que pueda despertar el otro ingrediente clave del cóctel explosivo que fue el concierto en Obras Sanitarias, ese público -o más bien esa parte importante del público- que se libera de frustraciones y es el suyo un universo down cuando las luces se apagan.

Ramones arrastra una leyenda consigo. Una leyenda de 13 años, que se inicia en la subversiva aparición de la negra flor podrida del punk y se ha construido sobre la destrucción de cualquier modelo
Que toquen en la estética del reviente un rock mínimo, denso, obsesivo, casi sin melodía suena a virtud propia. El show es, por eso, un desafío a las leyes de lo que debe ser, un inexplicable experimento donde no se busca emocionar sino producir reacción, donde el destartalamiento de toda belleza fácil es el punto de partida común.

Ramones vinieron desde altibajos, se alojaron en el mejor hotel, dieron la habitual conferencia de prensa para nada, cobraron, conocieron otro país, se fueron, acaso volverán. Once años más tarde de la época en que eran ídolos absolutos de neoyorquinos, londinenses, parisinos o berlineses que ya no están, o que no se acuerdan, o que están en otra, o que todavía los aman, dejaron su reguero en la Argentina.

El público, que es el ingrediente que hizo que la mezcla tuviese su poder explosivo, se queda: vivió su hora de liberación de represiones en la caldera del estadio, salió, caminó por la madrugada del jueves, agotó cervezas y paciencias en los alrededores de Obras.

De ese público, los que se golpearon bailando en la platea son los mismos que se apedrearon con la policía en los alrededores de Obras, en una lucha estéril, desigual y como de otra época.
En el espectro de sensaciones contrapuestas que quedaron flotando en la atmósfera enrarecida hay una que, tal vez, sea predominante: como un obsceno pájaro de la noche que José Donoso no imaginó, hay un público que anda suelto y no se deja controlar. Que es como si de la moda y el artificio de la estética punk que en el mundo es antigua, estuviese saliendo en la Argentina otra planta cuya flor nacerá podrida.

Buenos Aires adopta la crudeza imperial de la música de Ramones, en su Nueva York original, en Londres o en cualquier escenario del mundo, con su particular concepciòn del arte en plena era del rock nuclear. Por separado, ya son dos cosas muy fuertes, ingredientes básicos difíciles de paladear. Tocan un rock mínimo, denso, obsesivo, casi sin melodía, como si la música de una ciudad paranoica se corporizara en sus instrumentos y se destruyese en notas que chocan entre sì.

La pasión que los Ramones ha despertado en la Argentina, merecería ser estudiada por sociólogos y especialistas en "antropología urbana", antes que por críticos de Rock, pero lo importante es destacar la gran inserción que ha tenido su música e ideología en las capas populares más castigadas, a pesar de la falta de difusión de su música, la escasez de sus discos en el mercado, y la barrera del lenguaje.

Este grupo se presenta con la pinta e indumentaria del comùin jòven de la calle: jeans, cuero, remeras, zapatillas, cara limpia. Música vital, potente y física: aserradoras guitarras, ametrallantes baterías y marcha. Los nombres del grupo se ven pintados en la remera de cientos de fans que van la cancha o que roban en los tenes: la masificaciòn punk, la marginalidad delictiva, la liturgia rockera. Un fenòmeno muy abarcativo y de dimensiòn social.

Lo que en realidad nacía era un romance que hasta el día de hoy perdura en los corazones de los fans argentinos. Y como todo romance cada parte pone su granito de arena para hacerlo posible. Como banda de rock 'n' roll demostraron a lo largo de sus visitas el porqué de ser uno de los grupos más influyentes de la historia del rock. Su fórmula se basa en tres pilares fundamentales: energía, velocidad y simpleza. Estos ingredientes conforman una mezcla explosiva que, administrada con constancia y sinceridad, ha incitado a montones de jóvenes a admirarlos.

Es por ello que sus visitas fueron reclamadas año tras año por sus miles de seguidores en todo el país. Los Ramones se han convertido en la banda internacional que más veces visitó la Argentina y una de las pocas que ha visitado ciudades poco frecuentadas por otros grupos de menor o mayor convocatoria.
La mayoría de la gente no encuentra explicación al porqué de ese duradero romance. 

Los Ramones básicamente tocan siempre los mismos temas, hacen siempre los mismos movimientos. No hay sorpresas, ni esperanzas de un show grandioso en el que se hayan invertido miles de dólares. Pero en el mundo del rock siempre hay cosas que no tienen una razón, un porqué. Es la rebelde idiosincrasia, la contracultura, la mìstica màs allà de toda explicaciòn lògica. Los Ramones son todo eso y màs.


Recitales en el país:

Los Ramones dieron 27 de sus 2263 recitales, en Argentina


1987
3 de Febrero - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
1991
26 de Abril - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
27 de Abril - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
28 de Abril - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires (agregado por agotar las entradas)
1992
16 de Septiembre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
17 de Septiembre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
18 de Septiembre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
19 de Septiembre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
20 de Septiembre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
1993
23 de Junio - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
24 de Junio - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
25 de Junio - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
26 de Junio - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
27 de Junio - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
1994
14 de Mayo - Estadio José Amalfitani de Vélez Sérfield, Buenos Aires (junto con Motorhead)
18 de Mayo - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
19 de Mayo - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
16 de Septiembre - Estadio Cubierto de Newell´s Old Boys, Rosario, Santa Fe
18 de Septiembre - Discoteca "Go!", Mar del Plata, Buenos Aires
19 de Septiembre - Club Estudiantes, Bahia Blanca, Buenos Aires
1995
2 de Octubre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
3 de Octubre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
4 de Octubre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
5 de Octubre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
6 de Octubre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
7 de Octubre - Estadio Obras Sanitarias, Buenos Aires
1996
16 de Marzo - Estadio Monumental de River Plate

5 comentarios:

  1. Una terrible banda que perdurara para siempre ...
    Unas bestias del rock

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor banda que escuché en mi vida! Lástima que los vi sólo 9 veces en vivo...

      Eliminar
  2. Una terrible banda que perdurara para siempre ...
    Unas bestias del rock

    ResponderEliminar
  3. RAMONES adrenalina pura,su musica te carga de energia!! es influencia para muchas bandas de hoy!!

    ResponderEliminar
  4. RAMONES adrenalina pura,su musica te carga de energia!! es influencia para muchas bandas de hoy!!

    ResponderEliminar