Dos versiones incendiarias registradas en vivo en el festival Buenos Aires Rock de 1972 se convierten en clips oficiales de Pescado. Una semblanza visual que muestra el costado desopilante de una banda valiente, brillante y representativa de una época social, polìtica y cultural compleja.