Instantáneas: Bautismo en TV. The Rolling Stones comenzaron a escribir sus propias canciones, cargadas de arrogancia y sexo a comienzos de la década del '60. Andrew Loog Oldham le echó el ojo a Mick Jagger y a Keith Richards. Con Oldham como productor, los Stones grabaron el tema «Come On» de Chuck Berry y lo lanzaron acompañado de la canción de Muddy Waters «I Want to Be Loved» como su primer sencillo el 7 de junio del '62. Para publicitarlo, realizaron su primera aparición en la televisión británica, en el programa Thank Your Lucky Stars, y emprendieron su primera gira oficial por Inglaterra.