jueves, 23 de enero de 2014

ESPECIALES - THE LED ZEPPELIN SAGA: HAMMER OF THE GODS (1985) de Stephen Davis






             UNA VUELTA POR EL INFIERNO





Como periodista musical, Stephen Davis tuvo la oportunidad de viajar junto a Led Zeppelin en su gira americana de 1975, documentando cada concierto, realizando entrevistas e incluso viajando con la banda en su lujoso jet Starship. Tras documentar la gira en tres cuadernos de notas, publicó su artículo en 1975, lo que causó su alejamiento del grupo. “LZ-'75: The Lost Chronicles Of Led Zeppelin’s 1975 American Tour" contiene más de 40 fotos de la gira, descripciones detalladas de cada concierto y secretos todavía desconocidos del grupo y sería la antesala de la biografía no autorizada de Led Zeppelin, publicada en 1985, la cual incluye fotos, entrevistas y recortes inéditos.


Pocas formaciones han levantado tanta expectación a lo largo de su trayectoria como Led Zeppelin. La era de su dominio como el mayor espectáculo de rock estuvo marcada por la recurrente frase “sexo drogas y rock and roll”. A veces, la narración de unos acontecimientos tiende a distorsionarse con el paso del tiempo hasta alcanzar un punto de exageración pero, en el caso de Led Zeppelin, todos los rumores y cotilleos que puedan haber llegado hasta el oído del seguidor son absolutamente ciertos.


El reputado escritor, Stephen Davis, autor de obras emblemáticas como “Rolling Stones. Los Viejos Dioses Nunca Mueren” y “Jim Morrison. Vida Muerte y Leyenda”, nos desvela en “Led Zeppelin. El martillo de los dioses”, la realidad de la “leyenda” del fabuloso grupo británico que, en el fondo, no se aleja demasiado del rastro de habladurías que dejó tras de sí: los excesos personales y la aureola oscurantista, así su lucha por imponer un estilo nuevo rechazado desde un principio en su propio país pero acogido con los brazos abiertos en el extranjero, marcaron la década de oro de Zepp.





El  libro nos muestra a una banda formada por cuatro personalidades distintas que una vez juntas produjeron magia y alquimia instantánea, tal como se dieron cuenta cuando se unieron por primera vez para ensayar.  Una vez consolidados, Jimmy Page (guitarra), Robert Plant (voz) John Bonham (batería) y John Paul Jones (bajo), empezaron a desarrollar una carrera que les catapultaría hacia lo más alto del firmamento para ocupar un puesto predominante en el “Olimpo del rock”.


Stephen Davis, nos pone al corriente de las dificultades que tuvieron para convencer de su capacidad a la prensa de Inglaterra, obligándoles a poner su punto de mira en Estados Unidos donde fueron acogidos con los brazos abiertos hasta el punto de realizar su primera gira sin haber editado todavía un álbum.

Conoceremos también las historias sobre las numerosas “groupies” que hacían lo imposible por una noche en la cama con alguno de sus ídolos, con mención de la famosa anécdota de la chica y el tiburón, entre otras muchas; los diversos destrozos en los hoteles fruto de su incontrolable desenfreno, incluyendo carreras en motocicleta por los pasillos y lanzamientos de televisores por la ventana, así como la provocación de varios disturbios entre los que destacan los acontecidos en sus visitas a Tokio y Milán, además de peleas entre promotores que acabaron con la intervención del FBI.






 No escatima el autor datos sobre las distintas personalidades de los miembros del grupo. Jimmy Page, tan brillante músico como astuto manipulador y con una obsesión sobre el ocultismo, más concretamente con la vida del famoso Aleister Crowley, de quien acumuló una importante colección de objetos. Esta afición provocó los diversos comentarios acerca de los vínculos de Led Zeppelin con el satanismo; el mismo Robert Plant, en algún instante de su vida, después de las desgracias acaecidas en su entorno con el accidente de coche en el que apunto estuvo de morir se mujer y el posterior fallecimiento de su hijo Karac, pensó que las peligrosas aficiones de su compañero podían haber ejercido cierta influencia maligna. 

Robert, en el momento de mayor esplendor de Led Zeppelin llegó a creerse en un nivel superior que el resto de los mortales. Por su parte, John Bonham fue el componente más desestabilizado emocionalmente, llegó un momento en el que la fama le superó y no pudo controlar su lado violento (profusamente detallado en el libro) provocado por sus cada vez más continuas borracheras que, a la postre, le conducirían a su trágico final. En cambio John Paul Jones, el miembro en la sombra, el más centrado, resulto el menos afectado de la vorágine que envolvió al grupo británico.


Obviamente, el libro también se centra en la parte musical, ofreciendo jugosos detalles de todas las grabaciones, como ejemplos, mencionar de dónde procede el nombre de la canción “Bron-Yr-Aur”, porqué Led Zeppelin III resultó ser el trabajo más acústico o, a qué se debió la ausencia de señas de identificación del cuarto disco, conocido también como Four Symbols, del que surgió su canción más emblemática “Stairway To Heaven”.

The Hammer of the Gods resulta imprescindible para satisfacer toda la curiosidad acumulada acerca de la existencia de Led Zeppelin, tanto en lo que respecta a su legado musical como a los aspectos que marcaron la existencia personal de los responsables directos del grupo y sus más cercanos colaboradores.



4 comentarios:

  1. Hola. Leí tu nota sobre 'Hammer of The Gods', y, en general, tu percepción crítica del libro y la banda me pareció muy acertada. Personalmente, creo que también hay que tener en cuenta que un trabajo de investigación como éste se publicó por primera vez en 1985, en un momento en el que el heavy metal era una tendencia muy popular en Estados Unidos y Europa (y como consecuencia en el resto del mundo, obviamente). Apenas hacía cinco años que Zeppelin habían desaparecido, y para los fans suyos y fans del rock en general su historia privada todavía era una especie de bruma mítica en donde había más especulaciones y suposiciones que certezas. Este libro se consideró el primer intento serio en tratar de desvelar el mito y mostrar a los miembros de la banda más como seres humanos. Si bien no estoy en contra de Hammer... (está muy bien escrito y le hace cierta justicia al aura romántica que evocaba Zeppelin), creo que Davis falló en mostrar el lado más 'luminoso' de la banda, al centrarse demasiado en los escándalos y aspectos polémicos, y en ese sentido estoy de acuerdo con los miembros supervivientes de Zep. Los tres aborrecen al libro por eso, y lo han atacado durante entrevistas, afirmando que las historias están exageradas o distorsionadas y son puro sensacionalismo. Eso no se los creo tanto, más bien creo que este tipo de declaraciones públicas las hacen - aparte de porque se sintieron muy dolidos con las historias incluídas - sobre todo las concernientes a Bonham - y ultra-molestos por los rumores de satanismo y mensajes ocultos - para evitar que la gente se centrara en todo eso y no en su música, como ya les pasaba, recordemos, durante la época activa del grupo. Por supuesto, concuerdo con vos en que el paso del tiempo y - agrego yo - los cotilleos de boca y el contexto de un libro como éste seguramente agregan algo de sal y pimienta a las historias.

    Muchas de las historias son fuertes, incluso hasta para los mismísimos estándares del "rock & roll lifestyle" y todo ese circo maniático, lo cual no significa - con una banda como esta - que no hayan ocurrido. Lo bueno es que con el paso del tiempo las revisiones constantes que se han hecho de su vida y obra - tanto en la prensa especializada como en los ensayos biográficos, han logrado sacar a luz muchos detalles y pormenores, y han aparecido trabajos biográficos que han aportado mucho más que lo que Davis hizo en su momento, básicamente acercando la lupa a lo que ya se había escrito y se sabía sobre ellos. Y me refiero tanto a trabajos biográficos, ensayos y notas sobre la banda, como los que se han hecho sobre sus miembros particulares y las reseñas de gente que ha formado parte de su historia, directa o indirectamente. Podríamos añadir también a los documentales audiovisuales. Claro está que ya depende del juicio de cada uno sobre cómo tomar los detalles detrás de la música, y a las historias y anécdotas referidas a la vida más íntima de los "pesos pesados" Zeppelin.

    Una historia que encontré respecto al libro fue cuando salió publicado. Page se consiguió una copia y lo abrió al azar, cuando leyó lo que decía se cabreó tanto que tiró el libro por la ventana. Como en ese momento él vivía a la orilla del Thames, el libro "se fue navegando por el río hasta que se hundió". Esto es una anécdota que se la contó él mísmo a la revista Rolling Stone en 1990.

    Saludos.
    Rodrigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las anécdotas y por tu visión acerca del libro. Gracias por visitar el blog y comentarlo, saludos!!

      Eliminar
  2. Olvidé mencionar el detalle del Robert Plant retratado en el libro como creyéndose superior al resto de los mortales. Personalmente, creo que esto sí es una exageración. Teniendo en cuenta el tipo de relación tirante que Led Zeppelin tenía con la prensa, la personalidad y sentido del humor muchas veces sarcástico de Plant, más el agite que se vivía por esos tiempos creo que la gente se lo tomó más en serio de lo que él mismo lo hizo. Dicho esto, cierro afirmando que Robert Plant, como cantante de rock & roll y frontman de Led Zeppelin... ¡es un verdadero Dios Dorado!

    Saludos de adorado rock & roll.
    Rodrigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que grande Rodrigo! que buen comentario! Perdón por la tardanza en contestar, tengo abandonado el blog, me alegro que te haya gustado. Plant, inigualable!

      Abrazo de rock!

      Eliminar