viernes, 7 de marzo de 2014

ESPECIALES - CHARLY EN EL PAÌS DE LAS ALEGORÌAS (2013) de Mara Favoretto (*)






El universo alegórico de Charly García 



En Charly en el país de las alegorías, la investigadora Mara Favoretto configura un ensayo que se corre del registro biográfico sobre Charly García, para presentar un novedoso texto que analiza las letras del gran músico argentino e intenta explicarlas a partir del recurso de la alegoría.

La alegoría destruye nuestras expectativas de que las palabras dicen lo que significan. Si bien ha sido estudiada en el cine, las artes plásticas y la literatura, pocas veces ha sido abordada en la música popular. La obra de Charly García, uno de los más importantes representantes de la historia del rock argentino y latinoamericano, constituye una inmejorable forma de entender las diferentes maneras de expresar ideas a través de letras de canciones. Formado en la música clásica e interesado en la literatura mitológica combina elementos antiguos y nuevos, revitalizando el uso de esta estrategia retórica de larga tradición, que en sus canciones resurge y se renueva. 

Cuando, por ejemplo, en 1980 cantaba, desafiante, la Canción de Alicia en el país, nos quería decir mucho más de lo que a simple vista parecía, pero para entenderlo, había que esforzarse en descifrarlo. Este libro intenta desmenuzar la poesía de este alegorista de nuestros tiempos, llegar al eje de su texto, descubrir cuál es su estrategia, su secreto, por qué sus composiciones nos maravillan, nos emocionan y muchas veces nos resultan enigmáticas.

Mara Favoretto nació en Venado Tuerto, Provincia de Santa Fe, en 1968. Es investigadora, doctora en letras, y profesora en la Universidad de Melbourne, Australia, país donde vive desde el año 2003. Ha dictado cursos sobre cultura popular y participado como ponencista en varias conferencias internacionales en diversos países como Australia, Austria, Chile, España y Estados Unidos.  Es autora de Alegoría e ironía bajo censura en la Argentina del Proceso (2010), y de numerosos artículos de investigación sobre las intersecciones entre política, poder y música popular en Argentina, publicados en revistas y ediciones académicas.


La autora de Charly, en el país de las alegorías sostiene que no es sólo un recorrido por la lírica del músico, sino también un modo de comprender la marca que dejó en varias generaciones: “Su arte fue una soga de la que me agarré durante mi crecimiento. Charly marcó mi vida, como lo hizo con muchos de mi generación y sin duda de otras generaciones. En mi caso, su arte fue una soga de la que me agarré durante mi crecimiento. Creo que los artistas son como la punta del iceberg, sus creaciones emergen de una masa enorme que conformamos todos, y tratar de interpretarlas es intentar entenderse a uno mismo”, enmarca la doctora en Letras sobre el leitmotiv de este libro de casi 200 páginas, que intenta desmenuzar la poesía de un “alegorista de nuestros tiempos”, tal como lo define ella. “Las palabras me resultan un mundo fascinante, y Charly me impulsó a pensar con cada disco; me sorprendía y me atraía de una forma enigmática, y por curiosidad quise entrar en ese mundo y tratar de encontrar el eje de esa atracción”, sostiene.

 El libro, publicado por Gourmet Musical, aborda la figura del Charly letrista, dejando de lado su trabajo como compositor y también su vida privada, de la cual ya se ha hablado demasiado. En ese sentido, la autora propone un viaje por el universo alegórico de García, autor de canciones memorables como "Eiti Leda", "Cinema Verite", "Bubulina" o "Los dinosaurios".

El hilo conductor en la obra de Charly es la libertad, para él y para sus oyentes. En ese sentido, es diferente al tipo de alegoría bíblica donde necesitás un sacerdote que la interprete y explique cómo son las cosas. En la obra de Charly tenés toda la libertad de interpretación que quieras. Inclusive en su último trabajo, "Líneas Paralelas", vuelve a decir que el tercer acorde lo define el público. Charly siempre buscó la libertad, desde que empezó hasta ahora; en todas sus canciones aparece esa desesperación por encontrar libertad y, a la vez, llegar al oyente para que la busque: pensar más allá, trascender la frontera.
 
En tiempos sociales turbulentos, el contexto condicionaba el trabajo artístico de Charly. Mientras había censura, en plena dictadura, tenía que codificar sus mensajes porque sino estaba en problemas; cuando se levanta la censura, ya en democracia, Charly sigue trabajando de la misma manera, pero sin la necesidad, sino por voluntad, con algunos cambios. Charly era muy joven cuando empezó y su primera etapa formaba parte de toda la rebeldía de una generación que no se conformaba y pedía libertad. 

Además, hay algo que Charly dejó entrever en algunas entrevistas, nunca de manera directa, a su manera: su molestia por lo que pasó en el '82 con Malvinas, donde se empezó hablar del auge del rock nacional, cuando el rock hacía rato que estaba resistiendo a su manera. Pero hay algo clave: Charly se rió de Malvinas, señaló que era un error, que los pacifistas nunca debíamos estar a favor de una guerra que en realidad fue una bandera nacionalista que los militares usaron muy bien en su momento y en la que mucha gente creyó. Charly no cayó en esa trampa y fue cuando, entre otras cosas, compuso "No bombardeen Buenos Aires".

Charly vislumbra lo que va a venir y lo traduce en un producto artístico. Muchas de sus canciones se entienden con el tiempo. Lewis Carroll hizo una revolución a su manera, trataba de destruir todas las convenciones lingüísticas. Los dos cuentos de Alicia -"Alicia en el país de las maravillas" y "Alicia a través del espejo"- son un trabajo donde se mezclan fantasía y realidad constantemente, y donde los consejos que le dan a Alicia en realidad no sirven de nada; es ella quien tiene que tratar de avanzar en el caos. No pasa nada concreto, no hay fin, no se trata de una alegoría clásica y no es la heroína tradicional. Hay un paralelo claro con Charly, en su obra aparecen personajes de todo tipo, situaciones que hacen referencias a otras y siempre está presente el tema de destruir convenciones.

Cuando se tiró de un noveno piso de un hotel en Mendoza, todo el mundo se concentró en cómo hizo eso, lo acusaron de loco, los periodistas lo saturaron de preguntas, pero nadie iba más allá de lo anecdótico, y el hizo una canción sobre eso, "Me tiré por vos". El salto fue su propia alegoría.


(*) Mara Favoretto (Venado Tuerto, 1968) es investigadora, doctora en letras y profesora en la Universidad de Melbourne, Australia, donde vive desde el 2003. Es autora de Alegoría e ironía bajo censura en la Argentina del Proceso (2010) y de numerosos artículos sobre política, poder y música popular en Argentina, publicados en revistas y ediciones académicas.  


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario