sábado, 12 de abril de 2014

SHOWS - NINE INCH NAILS (Lollapalooza Argentina, 2014)








REZNOR Y LOS IDEALES DE LA CULTURA ALTERNATIVA



* * * *
MUY BUENO



A las 20:30 en el Main Stage 2 en el Hipódromo de San Isidro, el gran regreso de Nine Inch Nails había marcado uno de los puntos altos de la primera noche que congregó el festival creado por Perry Farrell. Hilo conductor del primer Lollapalooza de la historia (1991) con la primera edición local, la banda liderada por Trent Reznor trajo el impacto de su puesta visual y una pila de clásicos inoxidables. 

El setlist sumó fuerza con respecto a la lista que venían tocando en sus últimos shows: el comienzo fue con "Wish" (el micrófono volando por el aire ante un exabrupto de Reznor) y la bipolaridad propia del viaje noise hacia las entrañas profundas del líder, se sintió con el tramo violento (con Ilan Rubin que, escuchen, tiene sólo 25 años, destrozando la batería) "Survivalism" y "March of the Pigs", seguido -con mucha lógica- por el descenso sexópata de "Piggy". La resurrección sonora de Hesitation Marks, el disco de regreso pos-limpieza interior de Reznor, se plasmó con Rubin en el bajo y "Dissapointed", "Came Back Haunted" y "All Time Low". En el cierre, antes de "Hurt", la espeluznante "The Great Destroyer", con solo de sintes y luces que quemaban, lo evidenció: pasaron 20 años y Nine Inch Nails sigue siendo una banda demoledora.

El grupo referente del rock industrial preponderante a fines de los '90 ofreció un show poderoso que mostró su faceta más intensa y arrolladora, pero sin dejar de lado su costado electrónico. La agrupación de Trent Reznor se lució gracias a clásicos infaltables y su líder y alma mater demostró que es un frontman impactante. Tomando por salto el escenario principal n° 2 del Lollapalooza demolió, a fuerza de guitarras, samplers y el carisma de Reznor, la noche que comenzaba a cubrir el Hipódromo de San Isidro y alrededores.

Con un juego de luces inigualable, los estadounidenses tocaron con una vertiginosa velocidad durante la hora y media que duró el show y en la cual interpretaron temas de todos sus discos, inclusive, y para delirio de los fans, "Head Like A Hole", el clásico de "Pretty Hate Machine" (1989). Debido a la renuncia del bajista que se había incorporado a NIN para esta gira, el baterista Illan Rubin se transformó en una suerte de hombre orquesta, tocando, también, el bajo, la guitarra y algunos sintetizadores en las partes electrónicas del disco "Ghost".
 

Dirán que Reznor ya musicaliza para Hollywood, que se desactivó, que es mainstream. Lo cierto es que con su sólida performance frente a toda la Nación Alternativa de sudamérica, el multifacético frontman confirmó que sigue siendo un artista inquieto, prolífico y arriesgado. Luego de su receso al frente de su mas preciada criatura, volvió a las fuentes para mantener vivo a NIne Inch Nails, su proyecto principal, a base de nuevas canciones y discos, pero constantemente continua experimentando con How to Destroy Angels, mostrando porqué el grupo norteamericano aún sigue estando a la vanguardia del rock mundial.




Setlist:

A Warm Place

Somewhat Damaged

Wish

Me, I'm Not
Survivalism
March of the Pigs
Piggy
Sanctified
Disappointed
Came Back Haunted
All Time Low
The Great Destroyer
Gave Up
The Big Come Down
Hand Covers Bruise
(Trent Reznor & Atticus Ross cover)
Beside You in Time
Copy of A
The Hand That Feeds
Head Like a Hole
Hurt
  


Link - show completo:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada