martes, 30 de junio de 2015

SHOWS - MONSTERS OF ROCK (Ciudad del Rock en Buenos Aires, 2/5/2015)







CUMBRE DEL METAL EN BUENOS AIRES



Sufrido el pueblo metalero, enfrento al clima desde temprano y marcho hacia Villa Lugano para asistir al Monsters of Rock, el festival más importante del género que regresaba a la Argentina después de muchos años. Tanto peregrinaje a la Tierra Prometida, arrojo buenos resultados, ya que a las 16 comenzó a despejarse, dejo de caer la lluvia torrencial, y con cielo presidido para una Luna, que quería que le aullaran, disfruto de una cumbre metalera inolvidable.

El cierre estuvo a cargo del loco de Birmingham, Ozzy Osbourne, que a sus 66 años se mostró en excelente forma, rodeado de una banda estupenda, y con un feedback descomunal con la gente, que lo motivo toda la noche. Es más que evidente que el satisfactorio regreso de Black Sabbath el año pasado, le ha insuflado vitalidad y ganas a Ozzy, además de rodearse de músicos jóvenes y de un excelente nivel como Adam Wakeman, hijo del ex Yes Rick Wakeman- que además lo ayuda en la composición, en teclados y guitarra, el notable Gus G en guitarras, en el bajo el movedizo Blasko y en la batería al incansable Tommy Cufletos.

Un párrafo aparte para esta banda, de notable calidad, virtuosa, monolítica, que tiene como puntos destacados al griego Gus G que se hace cargo sin problemas de acordes creados por Tony Iommi, Randy Rhoads y Zakk Wylde. Lo de Cufletos es notorio, tiene una precisión, un groove y una polenta notable, debe de estar entre los mejores bateristas del mundo.

Feliz y excitado Ozzy salió al escenario para arrancar con “Bark at the moon” de su disco homónimo de 1983, mientras la gente estallaba emocionada, la banda exhibió todo su poderío y se retiro para que Wakeman y Ozzy quedaran solos en el escenario.
Comenzaron a sonar los acordes de órgano de "Mr Crowley" que fue cantada por todo el estadio, sorprendiendo y poniendo feliz a Ozzy.

Ozzy es un fanático de las ciencias ocultas al igual que el Led Zeppelin Jimmy Page y ambos junto a los Deep Purple son admiradores del fallecido maestro de la magia negra y el satanismo Aleister Crowley. Su loca conducta, su fijación con los crucifijos y su pasión por las ciencias ocultas, le valieron a Ozzy el apodo de "Príncipe de las Tinieblas".

Excitado por la reacción del público que canto toda la canción, Ozzy tomo la manguera con espuma y mojo a todos los fotógrafos y camarógrafos que se encontraban al pie del escenario y que sin ninguna queja, celebraron la ocurrencia del ex Black Sabbath. “Fairies Wear Boots Lyrics” un clásico de Sabbath, hizo vibrar a la gente, mientras una preciosa Luna llena cubría la noche de Lugano, acompañando a su hijo prodigo y esperando que este le aullara como en sus viejos videos.

La siguió "Suicide Solution", una canción del disco clásico "Blizzard of Ozz", su primer álbum solista, que le provocó en los 80 muchos problemas judiciales al cantante, hasta que Ozzy que dialogaba y arengaba en cada intermedio anuncio a la bella balada “Road to nowhere” del discazo “Out of tears”, en la que Gus G pudo mostrar su velocidad y su talento con la guitarra, mientras que Cufletos y Blasko sostenían todo. A pesar de haber visitado la Argentina varias veces, Ozzy se emociono hasta la medula cuando escucho a la gente corear el riff y el estribillo de “War Pigs” de Black Sabbath y aplaudió al publico, enloquecido.

Tras dejar a la banda zapar un rato, Ozzy volvió al escenario motivadísimo para cantar su éxito solista “I don’t want to change the world” y después dejar a la gente en llamas, emocionada y sacudida con los clásicos de Sabbath “Iron Man” y “Paranoid”.

Setlist de Ozzy Osbourne:

-Carmina Burana
(Carl Orff)
-Bark at the Moon
-Mr. Crowley
-I Don't Know
-Fairies Wear Boots
(Black Sabbath)
-Suicide Solution
-Road to Nowhere
-War Pigs
(Black Sabbath)
-Shot in the Dark
-Rat Salad
(Black Sabbath
-Iron Man
(Black Sabbath)
-I Don't Want to Change the World
-Crazy Train

Encore:

-Paranoid
(Black Sabbath)
-Changes
(Black Sabbath)

--------------------------------------------------------------------

Unos minutos antes, el escenario había estado ocupado por otro Dios del Metal, Rob Halford, junto a sus socios de Judas Priest que hoy tiene de sus miembros fundadores al guitarrista Glen Tipton, y al bajista Ian Hill, mientras que el baterista Scott Travis se unió a la banda para el disco “Painkiller” de 1990 y al guitarrista británico Richie Faulkner, que se sumó en 2011 en reemplazo del veterano KK Downing.

Judas Priest formaron parte junto a Iron Maiden y a Saxon de la Nueva Ola del Metal, que en los 80 reformuló el genero y lo llevo de nuevo a ser un éxito mundial, basado en el poderío de sus guitarras, pero en especial en la onda que le ponía su vocalista Rob Halford. El cantante redefinió la vestimenta del heavy metal, dejando de lado los pantalones Oxford pata ancha y las camisas multicolores, por el cuero, las tachas, muñequeras con clavos y mucha ropa negra y crucifijos.

Además el vocalista encarna la sorpresa más dura que vivió el heavy metal, ya que es un gay declarado, situación que le costó mucho digerir a un género muy machista y homofóbico. Tras varias idas y venidas, la banda sigue vigente, editando nuevo discos y girando por todo el mundo, mientras Halford todavía mantiene esa voz privilegiada, capaz de alcanzar los agudos más altos.

Tipton y Faulkner se reparten las partes de guitarra mientras recurren subgeneros como el speed metal, el doom, el trash y el glam, sostenidos por una base impecable que conforman el baterista y el bajista. Halford entro vestido como las convenciones mandan, largos sacones de cuero, tachas, con un detalle particular, al finalizar cada canción se retiraba del escenario y volvió solo después de los primeros acordes de la siguiente.

Así fueron pasando canciones de sus últimos discos como “Dragonaut” además de clásicos como “Metal Gods” del álbum considerado fundamental para el genero “British Steel” de 1980.  A todo esto, Halford se cambiaba sacones de cuero por chalecos de jean, de cuero o camperas motoqueras, mientras hacia gala de su gran voz, aullando como una gárgola poseída en “Devils Childs” del disco “Screaming for Vengeance”.

Cada canción era anunciada a través de las pantallas con la tapa del disco como ocurrió con “Victimas of changes” del disco “Sads wings of Destiny” de 1976 o el clásico “Breaking the law” de “British steel”, al igual que “Turbolover” del disco homónimo de 1986, cuando la pantalla se pobló de imágenes de motos y de miles de escudos de clubes de motociclistas alrededor del mundo. Este recorrido de la iconografía metalera tuvo su pico cuando Halford emergió todo vestido de cuero a bordo de una moto chopera, Custom, llevando la fusta de cuero entre los dientes, tal como establece la vestimenta sadomaso que eligió usar desde siempre en Judas Priest.

Halford eligió hacerlo durante la canción “Hell bent for leather”, que traducido al castellano quiere decir decir el “infierno vencido por el cuero”, del año 1978 del disco “Killing Machine”. La canción con su título son casi una declaración de ambigüedad al extremo por parte de Halford, en mundo metalero bastante cavernícola y anti-gay, en una lucha que ganó y lo llevo a ser considerado un dios del metal. La moto permaneció en el escenario hasta el final del show se dio con el instrumental “Hellion” seguida por “Electric eye”, ambas del disco “Screaming for Vengeance” de 1982, seguida por el apoteótico “Painkiller”, con el cual se despidieron los británicos.

Setlist Judas PRIEST:

-War Pigs
(Black Sabbath)
-Battle Cry
(Intro)
-Dragonaut
-Metal Gods
-Devil's Child
-Victim of Changes
-Halls of Valhalla
-Turbo Lover
-Redeemer of Souls
-Jawbreaker
-Breaking the Law
-Hell Bent for Leather

Encore 1:

-The Hellion
-Electric Eye

Encore 2:

-Painkiller
-Living After Midnight
-Beginning of the End 

-------------------------------------------------------------------

Las presencias extranjeras en el escenario se abrieron con el infaltable Lemmy Kilmister y su Motorhead, esa bola de sensaciones, de ruido, de rock cuadrado de alta velocidad, con algunas pizcas de bues y hard rock. Un gorro de cuero militar, con el icono de Motorhead en metal presidia la cabeza de Lemmy, que lucio un chaleco de jean, una camisa negra, unos chupines negros y unas botas texanas blancas caladas en negro con el logo del grupo.

Lemmy lleva años acompañado en las guitarras por Phil Campbell y en la batería por Mikkey Dee, que le dan color y furia a ese ritmo y velocidad que KIlmister le imprime a la banda desde su viejo Rickenbacker cubierto con madera tallada. Motorhead toco casi todos sus clásicos y a Lemmy se lo vio recuperado de la indigestión que le impidió realizar varios shows previos en el Brasil, aunque a sus 69 años, este veterano de mil batallas ha cambiado el whisky por el vodka con naranja por culpa de una diabetes que lo afecto de grande.

Con la presencia de Lemmy, la fiesta fue completa para las huestes metaleras argentinas, que además ayer tuvieron a representantes en el escenario como Carajo, Malón, Plan 4 y El Buen Salvaje.

Setlist Motorhead:

-Shoot You in the Back
-Damage Case
-Stay Clean
-Metropolis
-Over the Top
-Guitar Solo
-The Chase Is Better Than the Catch
-Rock It
-Do You Believe
-Lost Woman Blues
-Doctor Rock
(solo de batería)
-Just 'Cos You Got the Power
-Going to Brazil
-Ace of Spades

Encore:

-Overkill


Link a Motorhead - show completo:




Fuente: Télam

SHOWS - FESTIVAL LOLLAPALOOZA ARGENTINA, DÍA 1 (Hipódromo de San Isidro, 21/3/2015)






Fuente: www.Clarin.com - Extra Show// Música, 22/03/15
Silvina Marino - smarino@clarin.com
Histórico: Robert Plant y Jack White tocaron juntos en el Lollapalooza



Dos potencias se saludan. El ex Led Zeppelin subió como invitado durante el show que el ex White Stripe dio en el Lollapalooza Argentina. Tocaron una canción y todos en el hipódromo de San Isidro disfrutaron de un momento único en la historia del rock & roll.

Y el final de los tiempos llegó: durante la primera jornada del Lollapalooza Argentina 2015 llegaron los platos más fuertes del día (¿o acaso del festival?). Primero, el histórico Robert Plant, que agradeció al público y preguntó por el estado físico de la gente que lo aclamaba después de una intensa jornada rockera ("¿cansadouus?", lanzó a la audiencia). Y, como un maratonista, le dio la posta al otro convocante de la noche, Jack White.

Ninguno fue anoche un debutante en estas tierras. De hecho, Plant revistió un Luna Park de su último proyecto solista. Y Jack, allá lejos y hace tiempo, visitó la misma arena, justo después del debut de su vieja banda, White Stripes, en Argentina, en un show inédito en Cataratas del Iguazú.

Pero anoche la historia fue otra y ambos convivieron en el mismo escenario montado en el hipódromo de San Isidro: mientras Robert preguntaba sobre la saciedad del público ("¿suficiente?") y Jack arrancaba la seguidilla atronadora de temas de su factoría, el público tal vez hubiera dado por finalizada la jornada.

Sin embargo, luego del primer silencio de White, llegó la sorpresa: Robert Plant subió a tocar con Jack White antes del grand finale. Fue para el cover de "The Lemon Song", de Led Zeppelin, la mítica banda que lideró Plant junto a Jimmy Page.

Y, luego del duelo de grandes, siguió el final más esperado, a solas con Jack: Seven Nation Army, de su histórica banda (la que lo trajo originariamente a estos pagos), White Stripes.


Inesperado como posible, una gigantesca sorpresa para el público.




Setlist Jack White:

-Just One Drink
-Dead Leaves and the Dirty Ground
(The White Stripes)
-High Ball Stepper
-Broken Boy Soldier
(The Raconteurs)
-Lazaretto
-Baby Blue
(Gene Vincent cover)
-Hotel Yorba
(The White Stripes)
-Temporary Ground
-Weep Themselves to Sleep
-Cannon
(The White Stripes)
-John the Revelator
(The White Stripes)
-Three Women
-Blunderbuss
-We're Going to Be Friends
(The White Stripes)
-I'm Slowly Turning Into You
(The White Stripes)
-Would You Fight for My Love?
-Power of My Love
(Elvis Presley cover)

Encore:

-The Lemon Song
(Led Zeppelin, c/Robert Plant)
-Ball and Biscuit
(The White Stripes)
-Sixteen Saltines
-Steady, As She Goes
(The Raconteurs)
-Little Bird
(The White Stripes)
-Seven Nation Army
(The White Stripes)


Setlist Robert Plant: 

-Rumble
(Link Wray)
-Babe, I'm Gonna Leave You
(Joan Baez cover)
-Tin Pan Valley
-Rainbow
-Black Dog / Arbaden (Maggie's Baby)
(Led Zeppelin)
-Turn It Up
-Going to California
(Led Zeppelin )
-Spoonful
(Willie Dixon cover)
-Little Maggie
-Ramble On
(Led Zeppelin
-Fixin' to Die
(Bukka White cover)
-I Just Want to Make Love to You / Whole Lotta Love / Who Do You Love

Encore:

-Rock and Roll
(Led Zeppelin)


Resultado de imagen para lollapalooza argentina 2015


Link a show completo - Jack White:


Link a show completo - Robert Plant:




SHOWS - SLASH feat. MYLES KENEDY & THE CONSPIRATORS (Mandarine Park, 7/3/15)







LA INESPERADA REUNIÓN GUNNER




El fin de semana que pasó, Buenos Aires se transformó en la catedral del hard rock. En diversos puntos de la Capital Federal se abrió una puerta que permitió, por unas cuantas horas, viajar en el tiempo y dejar conocer a las nuevas generaciones los engranajes de una de las bandas más grandes de la historia. Es que miembros más, miembros menos, los Guns n’ Roses de la etapa más explosiva se presentaron ante unas 12 mil personas entre viernes y sábado. Slash tocó el viernes en Vorterix, Gilby Clarke hizo lo propio el mismo día en The Roxy, y Duff McKagan acompañó a ambos el sábado en Mandarine Park.

A las 19 del sábado, Gilby Clarke abrió la jornada apoyado en los locales Coverheads. El guitarrista, que formó parte de GNR entre 1991 y 1994, se despachó con ocho canciones tanto propias como ajenas. Con su instrumento en altísimo volumen, revivió los famosos covers de “Knocking on Heaven’s Doors” y “Dead Flowers”, popularizados por la banda en los tiempos que pasó junto a Axl Rose.

Setlist Gilby Clarke:

-Alien
-Motorcycle Cowboys
(Kill for Thrills)
-Black
-Monkey Chow
(Slash's Snakepit)
-Cure Me ... Or Kill Me
-Knockin' on Heaven's Door
(Bob Dylan)
-Dead Flowers
(The Rolling Stones)
-Tijuana Jail

-------------------------------------------------------------------

Minutos después de las 20, fue el turno del esbelto Duff McKagan y su proyecto Loaded. Segunda visita al país para este convoy de potencia concebido entre el punk y el hard rock. Después de lidiar con algunos desperfectos tanto en sonido como en pantallas, el ex bajista de los Guns y su gente pudieron amoldarse y acortarle la espera a un Mandarine Park cada vez más lleno. Terminaron el pre-calentamiento del público con un guiño directo al pasado al tocar “So Fine”, de GNR y “Attitude”, de Misfits.

Setlist LOADED:

-Sick
-Executioner's Song
-We Win
-Believe In Me
(Duff McKagan)
-Sleaze Factory
-Dead Skin
-Dark Days
(Loaded)
-Seattlehead
(Duff McKagan)
-Lords of Abbadon
-So Fine
(Guns N’ Roses)
-New Rose
(The Damned)
-Attitude
(Misfits, c/ Gilby Clarke)

Link - show completo:




-----------------------------------------------------------------------------------

Luz azul y música de circo. Un telón con la leyenda “Slash feat. Myles Kennedy & The Conspirators” y un emoticón sonriente con galera empezó a trepar sobre el fondo del escenario. Mientras el paño se izaba, las cámaras de la transmisión deschavaron por las pantallas a los músicos antes de salir al escenario. Slash salió vestido de negro, por la derecha, mientras que sus partenaires lo hicieron por el lado opuesto. Dentro de una puesta visual que siguió los lineamientos artísticos de World On Fire, último disco del guitarrista, más de 10 mil personas vibraron entre las Les Paul de Saul Hudson y su gran banda acompañante.

El escenario se dividió virtualmente de tal manera que la parte derecha fuese casi exclusiva de un prolijo Slash que, delante de una pared de cajas Marshall customizadas, se mostró afilado y dispuesto a demostrar por qué es un héroe de guitarra auténtico. Sus riffs veloces, con el ritmo y atronador sonido característicos, se vieron bien acompañados por los excelentes músicos que tiene a su lado. Desde la base, en guitarra rítmica, un sobrio Frank Sidoris y en batería, el preciso Brent Fitz, demostraron entender a la perfección qué es lo que necesita un músico de tal calibre para darle vida a sus canciones.

Un gran valor entre las filas de The Conspirators es el bajista, Todd Kerns. De gran estatura y con el bajo traspasando la cintura, se movió y arengó todo el show. Las luces se posaron sobre él cuando le tocó cantar “We’re All Gonna Die” -cuya voz original es de Iggy Pop- y “Welcome To The Jungle”, canciones en las que demostró que nada tiene que ver con esos bajistas estáticos e introvertidos que tan mal se llevan con las tachas, el vodka y las serpientes.

Otra de las joyas es, definitivamente, Myles Kennedy. Aquel muchacho que en el primer disco de Slash puso la voz para un par de canciones y del que poco conocía el mundo, hasta que el guitarrista lo invitó a ser el cantante permanente de sus creaciones. Es dueño de una voz fresca, un cuerpo esculpido y un carisma espectacular que seguro proyectaron, en varias mentes del auditorio, esa inevitable comparación con Axl Rose y el deseo de que este último se asemeje al primero.

De las dos horas de show, una mínima parte estuvo dedicada al último disco. Sólo cuatro canciones nuevas formaron parte del set, que se caracterizó por darle más importancia a sus trabajos anteriores y a hitazos de Guns n’ Roses sin dejar de lado grandes insignias de Velvet Revolver. Álgidos puntos de la velada fueron “Fall To Pieces”, “Anastasia” y llegando al final “Sweet Child O’ Mine”. Para el bis, cumbre gunner arriba de las tablas: Duff McKagan se subió a tocar el bajo en “It’s So Easy” y luego, para cerrar la noche, se sumó Gilby Clarke a una extrema versión de “Paradise City”.

Mientras la noche se consumía, los aviones sobrevolaban y los músicos se despojaban de sus instrumentos para despedirse, Slash se acercó al micrófono para declararse, por enésima vez, como gran fan de esta tierra y de la gente que la habita. Los agradecimientos en su lengua madre se hicieron entender a la perfección entre los fans del histórico amo y señor de hermosas guitarras, solos estridentes y jefe absoluto de los violeros con sombrero.


Setlist SLASH & The Conspirators:

-You're a Lie
-Nightrain
(Guns N’ Roses)
-Halo
-Ghost
(Slash)
-Back from Cali
(Slash)
-Wicked Stone
-Automatic Overdrive
-Mr. Brownstone
(Guns N’ Roses)
-You Could Be Mine
(Guns N’ Roses)
-We're All Gonna Die
(Slash, Todd Kerns en voz)
-Welcome to the Jungle
(Guns N’ Roses, Todd Kerns en voz)
-Fall to Pieces
(Velvet Revolver)
-Beneath the Savage Sun
-Rocket Queen
(Guns N’ Roses)
-Starlight
(Slash)
-World on Fire
-Anastasia
-Sweet Child O' Mine
(Guns N’ Roses)
-Slither
(Velvet Revolver)

Encore:

-It's So Easy
(Guns N’ Roses, c/Duff McKagan)
-Paradise City
(Guns N’ Roses, c/ Gilby Clarke y Duff McKagan)


Link - show completo:





Texto fuente de:  @ultrabit
http://ultrabrit.com/slash-en-mandarine-park-cumbre-gunner-en-el-escenario/


lunes, 29 de junio de 2015

SHOWS - #GRACIAS GUSTAVO (Festival Ciudad Emergente de Buenos Aires, 21/6/2015)






.


"Ahora sí vas a poder evitar el cansancio de huir de la muerte.
Todo este tiempo dormido fue necesario, quizá, para enseñarte a morir consolando a tus queridos. Los verdaderos artistas, estoy convencido, conocen la muerte antes de morir. No se dejan llevar ni un minuto antes ni uno después de reconciliarse con la vida. Dicen por allí que al morir nos es dado conocer el secreto de la música en nuestro primer llamado al nacer.
En cuanto a lo que me toca, me has hecho disfrutar de tu dulce voz y de tus espléndidos juegos con las guitarras. Tu etapa solista fue sólida y aventurera y es lo que más me gusta de lo que nos has dejado. Bueno... a comenzar de nuevo en tierra incógnita.

Mi aplauso para vos.


Indio."



Ezequiel Ruiz. Especial para Clarín - Música - 21/06/15
La ciudad de Buenos Aires homenajea a Gustavo Cerati:
Una caricia de gratitud y reconocimiento



Una multitud celebró al músico, cuyos temas fueron interpretados por su banda e invitados especiales, como Leo García, Ale Sergi, Pedro Aznar y David Lebón. La ovación fue para Benito, el hijo de Gustavo.

Gracias por venir, gracias totales, y ahora #GraciasGustavo, como leit-motiv de un show. Una palabra que atraviesa distintas etapas y épocas de la carrera musical de Gustavo Cerati, tanto con Soda Stereo como solista. Una palabra que se resignificó en un escenario también icónico en su camino, como es el Planetario, donde ayer nomás, en 1995, parejas reales y ficticias se besaron ante las cámaras para el video de Zoom.

Y en el ayer real, absoluto, miles de personas, familias enteras, distintas generaciones se reunieron a saludar a Gustavo, quien desde algún lugar le dictó a su banda qué era lo que tenía que hacer, con qué arreglos deberían tocar sus propias canciones. Así lo hizo saber Richard Coleman con tono de médium, pero en rigor de verdad quien asumió el rol de director musical del último grupo de Cerati, que completan Leandro Fresco (teclados y voces), Gonzalo Córdoba (guitarra), Fernando Nalé (bajo) y Martín Carrizo (batería). La octava edición de Ciudad Emergente, el único festival musical y de cultura joven al aire libre con temperatura invernal, tuvo como cierre este gran homenaje que logró reunir, por última vez, al grupo de Cerati.

Casualmente o no, coincidió con el día de cumpleaños de Lilian Clark, madre de Gustavo y detrás de quien se encolumnaron los ruegos y plegarias de aliento al músico en su sueño eterno. La señora estuvo presente, escuchando las canciones de su hijo en mano de los últimos músicos que lo acompañaron en su última gira.

Justamente desde ahí que no tocaban juntos, desde la noche fatal en Venezuela cuando Gustavo sufrió el ACV. Para esta noche, empezaron a juntarse desde marzo a ensayar de lunes a viernes durante seis horas. Así, pusieron a punto la máquina y respetaron las versiones “en vivo” de una fina selección de canciones del Cerati solista. Pero no lo hicieron solos: contaron con cantantes invitados que, en general, estuvieron muy a la altura (y más) de la ocasión. Leo García (quien fuera guitarrista de una de las bandas de Gustavo, además de aportar en la gira de regreso de Soda) se lució en Magia y La excepción. Ale Sergi y Juliana Gattas, la dupla vocal de Miranda!, dibujaron en el aire la letra de Paseo inmoral (que, como solía hacer Cerati en vivo, contó con el riff de Post crucifixión, de Pescado Rabioso) y sumaron dramatismo a su lectura de Uno entre mil. Pedro Aznar y David Lebón, 50% de Serú Girán, emocionaron con sus versiones de Cactus y Adiós, respectivamente.

Las nuevas olas, ésas a las que Gustavo siempre estuvo atento ya sea como productor, mentor o por melómano, también estuvieron presentes: Alejandro Alvarez, cantante de Barco, con su imponente voz al servicio de Karaoke; y Bruno y Guido de Banda de Turistas, a quienes les tocó hacer Rapto.

Dos otrora alternativos, hoy en el centro de la escena, como Fer Ruiz Díaz (de Catupecu Machu) y Walas (de Massacre) también dijeron presentes y pusieron lo suyo. Fan confeso, Ruiz Díaz arengó como de costumbre y se puso gritón en la muy buena versión de Deja vu.

Por su parte, el de Massacre (que acaban de editar su nuevo disco, Biblia Ovni) fue el histriónico de siempre a la hora de cantar Marea de Venus (del disco Colores Santos firmado por la dupla Cerati - Melero) y Cosas imposibles. En el medio, un invitado tal vez inesperado como Alejandro Lerner se cargó, solo al piano, Crimen. Y el más ovacionado de todos, fue Benito, el primogénito (ver “Todo esto...”).

“Dijimos que no íbamos a hacer un montón de cosas que al final estamos haciendo. Bueno, Gustavo era un poco así, también”, avisó Coleman antes de Toma la ruta, un tema de Soda Stereo. En la previa, habían prometido no tocar ninguna de la banda para centrarse únicamente en los seis álbumes que llevan la firma de Cerati.

Ese, además, fue uno de los pocos momento “de intimidad” del grupo. Sin cantante invitado, sonaron inspiradísimos como si estuvieran en un ensayo. De cantar se hicieron cargo Coleman y Fresco: Richard se destacó cantando la gran Lago en el cielo, mientras el tecladista peló gran registro en Avenida Alcorta.

Para el final, el gran golpe de efecto que supone una emotiva y significativa Puente. El “gracias por venir” se multiplicó con todos los invitados en escena y el público, iluminado, coreando. Fue el final de una larga gira para una banda que se discontinuó por una tragedia, la última vez que las canciones de Gustavo Cerati sonarán así. A partir de ahora, tomará otros caminos. Este #GraciasGustavo fue un viral de gratitud y reconocimiento a su influencia y su buena estrella, su ascendencia sobre el rock nacional, de dónde viene y hacia dónde va. “La mejor manera de homenajear a Gustavo es haciendo arte”, resumió Coleman en el saludo final, instando a las nuevas generaciones a seguir creando. No por nada este homenaje y esta celebración a la obra de Cerati fue dentro de un festival que marca el trazo grueso en cuanto a nuevas tendencias musicales, bailables, humorísticas, deportivas, tecnológicas. Ahí donde la atención de Gustavo siempre estuvo puesta: el futuro en presente perfecto.

Durante Ciudad Emergente, en el Centro Cultural Recoleta, también hubo diversos saludos hacia él: dos salas enteramente dedicadas a sus discos solistas, con una selección con sus mejores temas para escuchar y ver, su línea de tiempo, ilustraciones inspiradas en su música. El quinteto formoseño Guauchos, que combina hábil y enérgicamente elementos del folklore y el chamamé con el rock, dio una poderosa versión de Corazón delator. Mientras que en la fantástica FAN, muestra de Nora Lezano, se exhibieron polaroids de Gustavo en sus distintas etapas, con distintos looks. Incluso hay un elocuente mensaje de texto que Cerati le envió a la fotógrafa, donde resume lo que (nos) genera con su música, incluso hoy, que no está físicamente presente entre nosotros: “Locura y entusiasmo”. Que las canciones de Gustavo, entonces, suenen una vez más y sigan sonando.

El pico emotivo del show fue la versión de Te llevo para que me lleves. Ahí, Richard Coleman rompió el protocolo (“Habíamos quedado en no presentar a ningún invitado, pero ahora lo haremos”) y presentó a Benito Cerati. Por lejos el más aplaudido de la noche, puso su voz aguda para cantar las partes que en el tema original grabó su mamá, Cecilia Amenábar... quien en el video del tema aparecía embarazada del propio Benito. Sin quebrarse, el mayor de los Cerati disfrutó de su momento y se llevó una ovación inolvidable. “Feliz cumpleaños, abuela. Todo esto es para vos”, le dedicó a Lilian Clark. En el día del padre, quedó todo en familia.


Link a video - show completo:





Setlist:

Lista de temas:
1- Intro (audio del video #GraciasGustavo con Zeta y Charly)
2- Fuerza natural
3- Magia
4- La excepción
5- Av. Alcorta
6- Karaoke
7- Rapto
8- Paseo inmoral
9- Uno entre 1000
10- Te llevo para que me lleves
11- Pulsar
12- Déjà vu
13- Crimen
14- Cactus
15- Toma la ruta
16- Marea de Venus
17- Cosas imposibles
18- Adiós
19- Lago en el cielo
20- Puente


LINK:

viernes, 26 de junio de 2015

FOTOGRAMAS - MUESTRA FOTOGRÁFICA "FAN" de NORA LEZANO (Sala Cronopios, Centro Cultural Recoleta // Junio 2015)






Entre las diferentes actividades y atracciones de la octava edición del Festival Ciudad Emergente, Fan, la muestra fotográfica de Nora Lezano, que recorre en 401 imágenes los últimos cinco lustros del rock argentino adquiere una especial relevancia, en una suerte de resumen que va del ’90 a nuestros días. 

Charly García, Fito Páez, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, Luis Alberto y Dante Spinetta, Ricardo Mollo, Adrián Dárgelos, Hilda Lizarazu, Los Auténticos Decadentes, la Bersuit y El Otro Yo....desde su irrupción en la escena, no hubo músico que se enfrentara a sus clics modernos y no se enamorara inmediatamente. De ella y de sus fotos. De la sensibilidad de ambas.


Galería de imágenes:










Nora Lezano web oficialhttp://www.noralezano.com/index2.html


FOTOGRAMAS - MUESTRA FOTOGRÁFICA "SAY NO MORE: EL CHARLY QUE YO CONOZCO" (Teatro Cultural San Martín, Mayo de 2014) de Maximiliano Vernazza














El martes 20 de mayo comenzó en la "Foto Galería Banco Ciudad" del Teatro San Martín, que dirige Juan Travnik, la muestra “Charly”, de Maximiliano Vernazza, sobre el músico Charly García. La exposición, presentada por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, podrá ser visitada en Avenida Corrientes 1530 hasta el domingo 3 de agosto, de lunes a viernes desde las 12 y los sábados y domingos desde las 14 hasta la finalización de las actividades del día en el teatro. La entrada es libre y gratuita.


Múltiples facetas de una leyenda

Con el título Charly, Maximiliano Vernazza presenta en esta muestra una selección de las imágenes del trabajo que viene realizando con Charly García desde hace más de 16 años. Cuando en 1997 lo fotografió por primera vez, no imaginó que comenzaría una relación por momentos muy estrecha, que le permitió acceder con su cámara a escenas y situaciones impensadas. “Él sí... que pase”, solía escuchársele al músico refiriéndose al fotógrafo, señalando cierta complicidad, un salvoconducto para acceder a un mundo privado reservado para unos pocos. Un acuerdo tácito, nunca expresado con palabras, y un afecto mutuo que creció con el tiempo, enmarcaron el vínculo. Vínculo que le permitió a Vernazza realizar una serie de imágenes que testimonian, con notable proximidad, lo que podría ser el lado B de la vida de quién se convirtió en una leyenda viva entre los músicos populares argentinos de las últimas décadas.


Aparece entonces en la intimidad de su legendario refugio, el departamento de Coronel Díaz, en viajes y en recitales, en espacios que adquieren, muchas veces por obra del mismo Charly, un aspecto escenográfico, teatral, con textos en las paredes, manchas y dibujos que marcan sus distintos momentos. Esos fondos cargados, expresivos, barrocos, adquieren una presencia muy fuerte, pero no opacan la figura imprevisible y desgarbada del mito. Se arma, de esta manera, un gran fresco en el que, como un puzzle gigante y extendido en el tiempo, cada foto aporta una mirada, una expresión, un clima.


Cada una de esas piezas permite ver, de manera frontal o sesgada, un aspecto particular de las diferentes facetas de uno de los personajes más emblemáticos del rock argentino. El conjunto termina construyendo, con una mirada cargada de afecto, un verdadero retrato del genial Charly.


Biografía de Maximiliano Vernazza

Nacido en Buenos Aires en 1971 comenzó sus primeros cursos de fotografía en el Sindicato de Empleados de Comercio en 1990. Por entonces, su interés principal fue el fotoperiodismo y en 1996 realizó un taller de ese género en la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA), dictado por Tony Valdez. Más tarde, se especializó con reconocidos fotógrafos como Alfredo Willimburgh, Aldo Bressi, Norberto Barabino Devoto, Adriana Lestido, Daniel Merle y Carlos Fadigatti. Actualmente, participa del Taller de Estética Fotográfica dictado por Eduardo Gil. En 1997, ingresó en Editorial Atlántida y trabajó para revistas como El Gráfico, Para Ti, Billiken y Gente, en la que se desempeña actualmente en el staff permanente como reportero gráfico especial.



En 1999, recibió el Premio PLEYADE a la mejor foto periodística del año (Asociación de Editores de Revistas), por su retrato de Diego Armando Maradona en su intimidad. Entre sus principales muestras individuales, se cuentan: El Charly que yo conozco en el Centro Cultural Recoleta, la Casa Municipal de la Cultura de Adrogué, el Teatro Argentino de La Plata (2011), el Teatro Auditorium de Mar del Plata; el Hotel Panamericano, Bariloche; La Nave Cultural de Mendoza; la 5ta. Bienal de Fotografía documental de Tucumán (2012); en la Casa de la Cultura de Vicente López; el Museo de la Ciudad de Pergamino (2013). Participó en todas las muestras anuales de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina.





Fuente:

"Un Charly García íntimo en el Teatro San Martín"
Jueves 22 de mayo de 2014
Facebook: Maximiliano Vernazza 
Fotos: Maximiliano Vernazza

CANCIONES - SAN FRANCISCO Y EL LOBO (La Grasa de las Capitales, 1979) de Serú Girán








EL HOMBRE COMO LOBO DEL HOMBRE





"El varón que tiene corazón de lis,
alma de querube, lengua celestial,
el mínimo y dulce Francisco de Asís,
está con un rudo y torvo animal,
bestia temerosa, de sangre y de robo,
las fauces de furia, los ojos de mal:
el lobo de Gubbia, el terrible lobo,
rabioso, ha asolado los alrededores;
cruel ha deshecho todos los rebaños;
devoró corderos, devoró pastores,
y son incontables sus muertes y daños.
Fuertes cazadores armados de hierros
fueron destrozados. Los duros colmillos
dieron cuenta de los más bravos perros,
como de cabritos y de corderillos.
Francisco salió:
al lobo buscó
en su madriguera.
Cerca de la cueva encontró a la fiera
enorme, que al verle se lanzó feroz
contra él. Francisco, con su dulce voz,
alzando la mano,
al lobo furioso dijo: ?¡Paz, hermano
lobo! El animal
contempló al varón de tosco sayal;
dejó su aire arisco,
cerró las abiertas fauces agresivas,
y dijo: ?¡Está bien, hermano Francisco!
¡Cómo! ?exclamó el santo?. ¿Es ley que tú vivas
de horror y de muerte?
¿La sangre que vierte
tu hocico diabólico, el duelo y espanto
que esparces, el llanto
de los campesinos, el grito, el dolor
de tanta criatura de Nuestro Señor,
no han de contener tu encono infernal?
¿Vienes del infierno?
¿Te ha infundido acaso su rencor eterno
Luzbel o Belial?
Y el gran lobo, humilde: ?¡Es duro el invierno,
y es horrible el hambre! En el bosque helado
no hallé qué comer; y busqué el ganado,
y en veces comí ganado y pastor.
¿La sangre? Yo vi más de un cazador
sobre su caballo, llevando el azor
al puño; o correr tras el jabalí,
el oso o el ciervo; y a más de uno vi
mancharse de sangre, herir, torturar,
de las roncas trompas al sordo clamor,
a los animales de Nuestro Señor.
Y no era por hambre, que iban a cazar.
Francisco responde: ?En el hombre existe
mala levadura.
Cuando nace viene con pecado. Es triste.
Mas el alma simple de la bestia es pura.
Tú vas a tener
desde hoy qué comer.
Dejarás en paz
rebaños y gente en este país.
¡Que Dios melifique tu ser montaraz!
?Está bien, hermano Francisco de Asís.
?Ante el Señor, que todo ata y desata,
en fe de promesa tiéndeme la pata.
El lobo tendió la pata al hermano
de Asís, que a su vez le alargó la mano.
Fueron a la aldea. La gente veía
y lo que miraba casi no creía.
Tras el religioso iba el lobo fiero,
y, baja la testa, quieto le seguía
como un can de casa, o como un cordero.
Francisco llamó la gente a la plaza
y allí predicó.
Y dijo: ?He aquí una amable caza.
El hermano lobo se viene conmigo;
me juró no ser ya vuestro enemigo,
y no repetir su ataque sangriento.
Vosotros, en cambio, daréis su alimento
a la pobre bestia de Dios. ?¡Así sea!,
contestó la gente toda de la aldea.
Y luego, en señal
de contentamiento,
movió testa y cola el buen animal,
y entró con Francisco de Asís al convento.
Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo
en el santo asilo.
Sus bastas orejas los salmos oían
y los claros ojos se le humedecían.
Aprendió mil gracias y hacía mil juegos
cuando a la cocina iba con los legos.
Y cuando Francisco su oración hacía,
el lobo las pobres sandalias lamía.
Salía a la calle,
iba por el monte, descendía al valle,
entraba en las casas y le daban algo
de comer. Mirábanle como a un manso galgo.
Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo
dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,
desapareció, tornó a la montaña,
y recomenzaron su aullido y su saña.
Otra vez sintióse el temor, la alarma,
entre los vecinos y entre los pastores;
colmaba el espanto los alrededores,
de nada servían el valor y el arma,
pues la bestia fiera
no dio treguas a su furor jamás,
como si tuviera
fuegos de Moloch y de Satanás.
Cuando volvió al pueblo el divino santo,
todos lo buscaron con quejas y llanto,
y con mil querellas dieron testimonio
de lo que sufrían y perdían tanto
por aquel infame lobo del demonio.
Francisco de Asís se puso severo.
Se fue a la montaña
a buscar al falso lobo carnicero.
Y junto a su cueva halló a la alimaña.
?En nombre del Padre del sacro universo,
conjúrote ?dijo?, ¡oh lobo perverso!,
a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?
Contesta. Te escucho.
Como en sorda lucha, habló el animal,
la boca espumosa y el ojo fatal:
?Hermano Francisco, no te acerques mucho...
Yo estaba tranquilo allá en el convento;
al pueblo salía,
y si algo me daban estaba contento
y manso comía.
Mas empecé a ver que en todas las casas
estaban la Envidia, la Saña, la Ira,
y en todos los rostros ardían las brasas
de odio, de lujuria, de infamia y mentira.
Hermanos a hermanos hacían la guerra,
perdían los débiles, ganaban los malos,
hembra y macho eran como perro y perra,
y un buen día todos me dieron de palos.
Me vieron humilde, lamía las manos
y los pies. Seguía tus sagradas leyes,
todas las criaturas eran mis hermanos:
los hermanos hombres, los hermanos bueyes,
hermanas estrellas y hermanos gusanos.
Y así, me apalearon y me echaron fuera.
Y su risa fue como un agua hirviente,
y entre mis entrañas revivió la fiera,
y me sentí lobo malo de repente;
mas siempre mejor que esa mala gente.
y recomencé a luchar aquí,
a me defender y a me alimentar.
Como el oso hace, como el jabalí,
que para vivir tienen que matar.
Déjame en el monte, déjame en el risco,
déjame existir en mi libertad,
vete a tu convento, hermano Francisco,
sigue tu camino y tu santidad.
El santo de Asís no le dijo nada.
Le miró con una profunda mirada,
y partió con lágrimas y con desconsuelos,
y habló al Dios eterno con su corazón.
El viento del bosque llevó su oración,
que era: Padre nuestro, que estás en los cielos..."
                                               
                                                                                                    Rubén Darío - Los motivos del lobo
  

Reseña:

En "La Grasa de las Capitales", García vuelve a pleno a la canción más quejosa. De entrada se critica la frivolidad del jet set y la entrega de cualquier cosa para tener fama, con la canción que le da nombre al disco. El álbum es en si un concepto. Todo tiene un lugar por algún motivo. Se habla de la soledad, de la paranoia, de la depresión, del suicidio, de la música sin ideas. 

Intimista, solamente con una guitarra acústica, la voz de Lebón y una melodía hermosa inspirada en la beatle "Blacbird", San Francisco y el Lobo" fue compuesta junato a Charly y es la segunda canción del LP, sobrada muestra del talento compositivo de ambos en total sincronización. Si bien musicalmente suena sencillo, la armonía es bastante elaborada. Totalmente acústica -raro para el formato de Serú hasta entonces- y cantada por David, esta letra tiene reminisencias de aires folk clásicos como tantos significados posibles e interpretaciones le queramos dar. Desde alguna de las primeras letras sobre el maltrato animal, hasta la plegaria de un tipo que promete dejar de ser sociable ante la indiferencia de la comunidad. 

Sin embargo, otro sentido subyace detrás del tema: se trata de una version de la supuesta continuación de una leyenda religiosa muy famosa acerca de uno de los milagros de San Francisco de Asis, un monje franciscano que vivio en Italia entre 1182 y 1226   al que se le atribuyen muchisimos milagros por los cuales fue canonizado y convertido en santo.

Uno de esos milagros convertido en leyenda es el que les relato a continuacion, donde cuenta que San Francisco convence a un salvaje lobo de no atacar a un poblado. Cuenta la historia, que en el año 1224, en una villa llamada Gubio en Italia, San Francisco de Asis, ya reconocido por sus milagros, llegaba a ese pequeño poblado, que se encontraba asediado por un enorme lobo, que silenciosamente asesinaba a las ovejas y otros animales de pastoreo de los cuales vivian los lugareños.

Dice esta leyenda que San francisco, viendo la situación en Gubio, decide internarse en el bosque hasta encontrarse con la fiera para convencerla de no volver a atacar al pueblo. Según la historia, en la oscuridad húmeda y solitaria del bosque, el lobo aparece en frente de San Francisco y él hablándole, le promete que los pobladores de Gubio lo cuidaran y alimentaran hasta sus últimos dias a cambio de que el nunca mas los ataque ni a ellos ni a sus rebaños. 

Los lobos, en aquel entonces, representaban una de las mayores amenazas de los caminos y zonas poco pobladas. Grandes sigilosos y siempre en manada, eran resposables de la mayoria de las desapariciones y muertes de mensajeros, viajantes pastores y rebaños... realmente eran terrorificos y su sola evocacion asustaba a niños y adultos. Resulta innegable trazar un paralelismo entre la despiadada actitud del lobo asesino y los años oscuros de crimen e impunidad que vivía Argentina en tiempos de Serú. También podemos llevar a la analogía el lobo herido por la maldad humana que vuelve a la selva (la ciudad) como la continuación del poema de Rubén Darío en tiempos donde los años de plomo oscurecían el presente de una sociedad sumida en el miedo y el dolor.


Ficha del tema:

Género: Rock
Letra y Música: García/Lebón
Voz líder: Lebón.
Duración: 2:20
Album: La Grasa de las Capitales, 1979

Letra

Buenas noches -el lobo comenzó a hablar.
Estoy aqui por última vez será.
En el bosque mis días solía pasar
salvaje y cruel seguro en mi soledad.

Tu voz me hizo ver, tu luz me alejó del mal.
Los niños sonreían al mirarme y el amor me hacía llorar.
Pero un día el hombre mal me empezó a tratar.
Abrieron heridas que no cerrarán jamás.

Padre,
volveré a ser feroz, mi garra será mortal.
Volveré a dar temor y el miedo será mi hogar.
El bosque escuchar aullidos de tempestad
Volveré a ser feroz, un rayo en la oscuridad.


Link - audio del tema: