Mostrando entradas con la etiqueta Especiales Rock Nacional. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Especiales Rock Nacional. Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de enero de 2013

ESPECIALES - LA CUEVA, capítulo II (Buenos Aires, 1965)



CUNA DE REBELDES (II)



"Tengo unos recuerdos preciosos de La Cueva. Recuerdo pelos, cintas volando, risas francas y abiertas, una amistad sin compromiso, una ambición por lo mas grande y un lenguaje- por cierto muy poco objetivo- pero sí muy cargado de juventud. Era muy grato aquel vivir estrafalario" (Miguel Abuelo, abril de 1981 para Revista "Pelo", número 144) 


 Hablar de rock Argentino es referirse a La Cueva. En la década del cincuenta en Buenos Aires se encontraba un sótano, ubicado en Pueyrredón al 1723, sitio donde funcionaba un cabaret llamado ¨Jamaica¨. En éste entonces tocaban músicos de jazz, siempre ubicándonos cronológicamente en los cincuenta y comienzos de la década del sesenta. 

Pero un día hubo una raza muy grande hacia la prostitución y como éste lugar ya estaba registrado como un lugar de coperas se le cambió el nombre y le pusieron : ¨El Caimán¨. Con ésta denominación tampoco duró mucho tiempo, ya que a los dos meses cambió nuevamente su nombre para ser: ¨La Cueva¨.

Era un sótano. Se bajaba una escalera, había un largo mostrador y sobre una de las paredes se encontraba un sillón rojo. Luego lo continuaba un espacio circular en donde la gente presenciaba el show y a los pocos metros estaba el escenario. No había ni mesas, ni sillas. El decorado era casero, sin muchos arreglos ni esmero. La bohemia se adueñaba del lugar, pero algunos protagonistas de la época cuentan que por ahí llegaban tipos de smoking, bien vestidos, de plata y bellas mujeres acompañándolos. Y hasta caía el embajador de Colombia.

Allí cantaron por primera vez quienes luego serían artistas inolvidable de la cultura rock de un país: Moris y su banda: Los Beatnicks presentado el clásico de hoy ¨Rebelde¨. Pagaría por ver actuar y presenciar las locuras que hacía sobre el escenario Tango luego de entonar ¨Amor de primavera¨.

La Cueva era creatividad al instante. Los músicos cantaban por amor al arte. Sin micrófonos, ni amplificadores. Subían al escenario ¨Los Gatos¨, bajaban y comenzaba Miguel Ángel Peralta tocando algunos acordes de la Gibson acompañando la poesía de ¨Oye niño¨. La improvisación se adueñaba del lugar.

Y además recordar que en La Cueva cantaron por primera vez Sandro, Javier Martinez (de Manal), Billy Bond (de La pesada del rocanroll), Rubén Rada, Moris, Pajarito Zaguri, Claudio Gabis (de los primeros Abuelos y de Manal), Alejandro Medina, Cristina Platé y muchos músicos más zaparon en el sitio precursor de la música ¨beat¨ o ¨progresista¨, como se llamaba por aquellos días al hoy rock nacional.

La situación en el país no era nada buena, Argentina estaba atravesando un período de reorganización nacional (así se llama en éste país a la tortura de personas, al maltrato, al matar sin razón, al censurar toda creatividad intelectual, surgimiento de nuevas ideas, en pocas palabras, así denominan los militares a reorganizar un país mediante los abusos ya mencionados anteriormente y la represión) y la mano estaba muy pesada.

Un día la represión fue tal, que en julio de 1967 después de una velada especial se cerró el sótano. Pero los hijos que La Cueva había gestado ya estaban dando sus primeros pasos. Veinte días después del cierre había aparecido, el single de Los Gatos "La Balsa", sin dudas, el primer hit del rock argentino.

Fuente: http://www.rock.com.ar/especiales/miguelabuelo/index.shtml


Video - cortometraje de Jorge Guglielmi (1962):


domingo, 30 de diciembre de 2012

ESPECIALES - ROCAMBOLE, EL ARTE REDONDO (Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, 1976-2001)


 

EL PADRE DEL ARTE RICOTERO

 

Ricardo "El Mono" Cohen (Rocambole) es el artista plástico responsable del Arte Redondo desde los principios. Si bien Rocambole no figura entre las filas de la banda que suben al escenario, es una pieza fundamental para la existencia del grupo, sin su pincel, la imagen de Patricio Rey sin duda no sería la misma.

No existe un que no tenga una imagen del Mono en una remera o en un trapo, para peregrinar hacia donde el destino marque como el lugar de la Misa Pagana. Según cuenta el mismísimo Ricardo "Mono" Cohen, Rocambole es un apodo que surgió por un folletín del siglo pasado "Las hazañas de Rocambole", que relataba las aventuras de un ladrón, un tipo muy malo que después se vuelve bueno. En El Juguete Rabioso, la novela de Roberto Arlt, hay un personaje, Astier, que leía los cuarenta tomos de Rocambole.

"Mi viejo tenía esos cuarenta tomos- relata el Rocambole actual, el dibujante de Patricio Rey y artista- , y yo los leía cuando era chico. Una vuelta que puse un taller de estampado, donde hacía las remeras con estampados que les copiaba a los grandes diseñadores, usé Rocambole como marca. Y me dio suerte, así que después la usé para hacer ilustraciones. Yo quería separar el arte serio del arte popular. Dije: 'Cuando hago historietas o ilustraciones, firmo Rocambole'. Y resulta que Rocambole se hizo más famoso que yo. Y lo dejé ahí. No puedo luchar contra Rocambole”.

Entre 1961 y 1963 estudia serigrafía, la aplica a la pintura de carteles y experimenta con la aerografía en macroilustraciones para cartelones de ruta. En 1964 ingresa a la Escuela Superior de Bellas Artes de la Universidad de La Plata.

En 1967 expone por primera vez en Buenos Aires, en la galería Van Riel y, este es también el año en que, presionado por la intervención puesta en Bellas Artes por la dictadura de entonces organiza una deserción de masa y, con otros estudiantes abandona la escuela para formar una institución paralela. Esto hace lugar a la creación de La Comunidad Autónoma de La Cofradía de La Flor Solar, contemporánea al mayo francés. Junto a los hermanos Beilinson, La Negra Poly y El Indio, diseña la identidad visual y la portada del LP de la Cofradía


Hoy día, alejado del ambiente ricotero, vuelve a las aulas que lo vieron egresar en 1975 como profesor. Como toda expresión artística Rocambole fomenta dicotomías a través de las sutas; exisitiran amantes o detractores de su arte. Acerca de la visión sobre el mismo hace referencias, se inspira y traspola a su imaginario para generar ilustraciones para identificarse y reproducirlas más fácilmente. 

Rocambole, sobre sus procesos y fines creativos, afirma: "No me gusta que el arte se transforme en un objeto valioso que forme parte del mecanismo capitalista en la historia del rock”. Cuando veo algo que me fascina quiero ver cómo se hace. Y la única manera de aprender cómo se hace es agarrar y copiarlo. Tratar de hacerlo igual..."; y aconseja: "Yo creo que una de las mejores formas de aprender es esa: agarrar y practicar cosas que han hecho otros y uno quiere hacer".


Galería de arte - iconografía redonda:









 












miércoles, 12 de diciembre de 2012

ESPECIALES - HISTORIA DEL ROCK NACIONAL, parte VII



CONCLUSIÓN: El Rock desde 
los 2000 a la actualidad




Alrededor del 2000, vemos que creció el número de solistas, los festivales solidarios, los festivales esponsoreados (como el Pepsi Music, el Quilmes Rock o la Personal Fest) y el número de sellos discográficos independientes. Si bien sabemos que la crisis económica del 2001 afectó fuertemente al mundo del rock, estos últimos años se caracterizan por los festivales veraniegos, como el Arenabeach, Cosquin y Gesell Rock. El Rock Nacional mueve multitudes y la programación radial, con La Mega como estandarte del puro rock argento, se masifica.
 

Debemos decir también que desde la Secretaría de Cultura de la Nación se propuso desarrollar una serie de acciones tendientes a difundir, reconocer y revalorizar este género y al mismo tiempo, estimular la producción de nuevos emprendimientos. 

El Programa Homenaje a los 40 años del Rock argentino realizó la grabación y difusión de un disco doble con nuevas versiones de 26 temas clásicos, interpretados por músicos contemporáneos. Entre múltiples tributos al conmemorativo aniversario (1968-2008), el homenaje a los 40 años del Rock argentino rindió así su cálido recuerdo a este género musical. Haciendo hincapié en su proyección social e identitaria que tanto influyó en las expresiones juveniles de nuestro país. 

Asìmismo, se llevò al cabo el exitoso ciclo musical denominado "Mùsica en el Salòn Blanco" realizado en la Casa Rosada entre los años 2005 y 2006, participando del mismo mùsicos como Fito Pàez, Charly Garcìa, Luis Alberto Spinetta y Pedro Aznar.


En esta época de transición los solistas se transforman en “dinosauros” del rock y las bandas en “mitos” culturales. Los estandartes de la primera y segunda generaciòn, siguen vigentes en la recepción popular y el rock argentino corona sus monstruos sagrados: Spinetta, Charly, Gieco, el Indio y Nebbia como precursores y Fito, Calamaro, Aznar y Cerati como la generación dorada de los '80 que mantiene viva la llama pop.

Desde esa época hasta hoy, no existe nada nuevo ni moderno que llame la atención. La escena local se torna reiterativa nada que rompa los esquemas y genere expectativas. Abundan las copias, los plagios, covers y remakes de bandas viejas. Las nuevas y repetidas fórmulas son mediocres intentos, sin gracia ni clase. La moda pasajera ha llegado al punto de imitar no solamente ritmos y acordes, sino tonos de voz y actitudes.

Al mismo tiempo, los frontman históricos se hacen solistas, las bandas clásicas se separan y solo contadas excepciones (Divididos, Babasónicos, Las Pelotas, Catupecu Machu, La Renga) logran sobrevivir a la debacle, consolidándose a lo largo de la década. La herencia fundacional ha trascendido al cambio de épocas y sus estandartes son aún portadores de una gloria, magia y carisma que jamás perdieron.


El rock en argentina ha sido un canal de rebelión de la juventud a modo de critica hacia la sociedad en la que vivían y viven actualmente, convulsionada por los permanente cambios políticos que sufrió nuestro país y evolucionando con su misma inconsistencia
. Encontramos, a lo largo de este recorrido de casi medio siglo, múltiples aspectos sociales que han cambiado de la mano del rock y múltiples aspectos del rock que han cambiado de la mano de la sociedad. 


La voz se hizo escuchar entre el ruido.A quel inciático sueño de la Perla del Once se había hecho realidad. Era ceustión de lanzarse a naufragar.

viernes, 7 de diciembre de 2012

ESPECIALES - HISTORIA DEL ROCK NACIONAL, parte VII




Cuarta Década (los 90s): ROCK FOR EXPORT



  En 1989 la crisis no perdonó a nadie: el país atravesó la peor hiperinflación de su historia. Para esa época el disco ya era viejo y el compact-disc caro y novedoso. El rock no sería ajeno a tales vaivenes comerciales y muchos contratos fueron devueltos. El año de la hiperinflación, varios discos quedaron sin grabarse. De los ya existentes, decrecieron las ventas, porque el vinilo era viejo y los CDs eran caros. Estos factores obligaron a muchos músicos a dejar el país. 
 

Por su parte la confluencia de política y rock empieza en los ‘90. Era el deseo de una organización política de izquierda revolucionaria, que encontraba su inspiración principalmente en la figura del Che. Esto se manifestó fundamentalmente en el rock punk y en el heavy metal, que trascendieron hacia la masividad. Este espìritu masivo de los ‘90 se construyó como una suerte de militancia opositora a un modelo, nunca articulada ni dicha en estos términos. Posiblemente los grandes actos políticos juveniles de los ‘90 hayan sido los recitales de rock.

 
A comienzos de 1990, Fito Páez hace pública su decisión de irse del país y sus palabras causan revuelo nacional. Tenía Tercer Mundo parado y sin miras de salir. En Europa lo edita y consigue un éxito masivo y regresa. Mientras Andrés Calamáro en España, junto con Ariel Roth y otros conforman Los Rodriguez, pionera banda del rock hispano.

  Los años ‘90 fueron cambiantes para la escena del Rock nacional. Los grandes como Charly García, Spinetta, Fito Páez y Soda Stereo, mantuvieron intactos sus laureles. Fito Páez tuvo éxito masivo con las ventas de El amor después del amor -el disco mas vendido de la historia-, Circo Beat y Euforia.
 
Spinetta habìa inaugurado los '90 con su mayor èxito comercial: la pegadiza Seguir Viviendo sin Tu Amor. Sin embargo, su evoluciòn discogràfica fue diametralmente opuesto con la aparición de Fuego Gris. En 1995 volvió con Los Socios del Desierto, su eterna bùsqueda poètica, un sonido moderno y un repertorio renovado en la madurez de su carrera.

 
Charly García tuvo una década compleja, prolìfica y demencial:
compone "Filosofía Barata..." en el que incluye su versión del himno Nacional Argentino, atravesó dos internaciones tras un par de colapsos nerviosos, en 1992 se reunió con Serú Giran  llenando dos River, editó La hija de la lágrima, tocò para Cassandra Lange, inaugurò su etapa Say No More e hizo un Unplugged para la cadena MTV.
 
"Patricio Rey..." siguiò con su estilo underground patentado en los '80, pero doblando la apuesta. Vendiendo y convocando público en cantidades sin precedentes para sus mega recitales de estadio, se convirtiò en banda de culto por excelencia. Desde la masividad alcanzada con el doble disco Lobo Suelto, Cordero Atado hasta la bùsqueda del sonido experimental con Luzbelito, Patricio Rey seguìa siendo el dueño de su dècada de estrellato.

 
Rata Blanca y Ataque 77, padecieron de un éxito circunstancial, con Mujer Amante y Hacélo por mi, respectivamente, dos hits de TV referentes de la dècada que justificaron con holgura sus millones de discos vendidos. Los Divididos, hijos directos de Sumo, alcanzaron en su tercer disco La Era de la Boludez la masividad. Junto a Bersuit Vergarabat, su mùsica dibuja una radiografía de la mentalidad argentina de los ‘90, convirtièndose en sinònimo del gusto popular.
 
En los ‘90 fueron los años en los que el punk y el heavy metal trascendieron hacia la masividad. Como ser Dos Minutos y Todos Tus Muertos. De la mano de Hermética el heavy metal volvió a reinar. Problemas internos hicieron que se dividan el Malón y Almafuerte. El centro metálico se consolidò en A.N.I.M.A.L , un trío potente y convocante.

 
El grupo Los Visitantes se hizo de la nada, y su mezcla de rock y tango devolvió al rock urbano su mística porteña. En esa veta figuran Los Piojos, quienes vieron subir sus acciones en 1996 con Verano del '92 y Los Caballeros de la Quema, quienes potenciaron a la nueva figura de moda, Ivàn Noble. Por el lado de la Cultura Heavy y Stone, La Renga pisó fuerte en lo primero con el álbum "Desnudo para Siempre o Despedazado por Mil Partes" y luego se fue asentando con otros de menor éxito. En el otro extremo, Viejas Locas de la mano del polèmico Pity se consolidó con "Me Gustas Mucho", hit duradero durante el año 1999.

 
A principio de los '90, e influenciados por el grunge de Nirvana y el fenómeno “hip hop” norteamericano se gesta una “tercera etapa” del Rock Nacional. Aparecen magníficos grupos como “Babasonicos”, “Peligrosos Gorriones”, “Los Brujos” e “Illya Kuryaki”, de influencias rap. Dante y su agrupaciòn pasó de ser el grupo del "hijo de Spinetta" a tener un peso por derecho propio: Chaco, su tercer disco, rindió cuentas de un crecimiento musical ostensible.  

También se hacen muy populares “Los Pericos”, “Los Fabulosos Cadillacs” y “Los Auténticos Decadentes” que si bien venían desde los '80, potencian su figura renovando la imagen del rock local. Estas tres bandas popularizan el ska, el reggeae y lo fusionan con el rock. El rock alternativo no pudo establecerse en intentos tibios como Los Brujos o Juana la Loca, destacando los Babasónicos que fueron los únicos en llegar a Obras, pero su explosiòn recièn llegarìa en el nuevo siglo con Jessico (2001).


Corriendo mediados de los '90 los mencionados “Los Piojos” y “La Renga” se vuelven grandes potencias del Rock Nacional, catapulatods a la elite de grupos capaces de llenar estadios. Es en esta época, donde el Rock Nacional màs comercial llegó a su punto más alto, en tiempos ma masividad comunicativa, el auge de los video clips y la renovaciòn generacional de la dècada, paradòjicamente dando paso a una època aciaga. 

El momento más culmine, creativo y nada pudo ni superar ni igualar a la gloria alcanzada por estas bandas, comenzando el rock como estilo y concepciòn genèrica globalizada, poco a poco transmutarse. La falta de renovaciòn posterior y la disoluciòn de bandas clàsicas precederia a su inminente emnvejicimiento y decadencia. Su legado se verìa fuertemente sostenido en la todavìa vigente generaciòn pionera de los '70.