Mostrando entradas con la etiqueta Shows Rock Internacional. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Shows Rock Internacional. Mostrar todas las entradas

sábado, 12 de abril de 2014

SHOWS - NINE INCH NAILS (Lollapalooza Argentina, 2014)








REZNOR Y LOS IDEALES DE LA CULTURA ALTERNATIVA



* * * *
MUY BUENO



A las 20:30 en el Main Stage 2 en el Hipódromo de San Isidro, el gran regreso de Nine Inch Nails había marcado uno de los puntos altos de la primera noche que congregó el festival creado por Perry Farrell. Hilo conductor del primer Lollapalooza de la historia (1991) con la primera edición local, la banda liderada por Trent Reznor trajo el impacto de su puesta visual y una pila de clásicos inoxidables. 

El setlist sumó fuerza con respecto a la lista que venían tocando en sus últimos shows: el comienzo fue con "Wish" (el micrófono volando por el aire ante un exabrupto de Reznor) y la bipolaridad propia del viaje noise hacia las entrañas profundas del líder, se sintió con el tramo violento (con Ilan Rubin que, escuchen, tiene sólo 25 años, destrozando la batería) "Survivalism" y "March of the Pigs", seguido -con mucha lógica- por el descenso sexópata de "Piggy". La resurrección sonora de Hesitation Marks, el disco de regreso pos-limpieza interior de Reznor, se plasmó con Rubin en el bajo y "Dissapointed", "Came Back Haunted" y "All Time Low". En el cierre, antes de "Hurt", la espeluznante "The Great Destroyer", con solo de sintes y luces que quemaban, lo evidenció: pasaron 20 años y Nine Inch Nails sigue siendo una banda demoledora.

El grupo referente del rock industrial preponderante a fines de los '90 ofreció un show poderoso que mostró su faceta más intensa y arrolladora, pero sin dejar de lado su costado electrónico. La agrupación de Trent Reznor se lució gracias a clásicos infaltables y su líder y alma mater demostró que es un frontman impactante. Tomando por salto el escenario principal n° 2 del Lollapalooza demolió, a fuerza de guitarras, samplers y el carisma de Reznor, la noche que comenzaba a cubrir el Hipódromo de San Isidro y alrededores.

Con un juego de luces inigualable, los estadounidenses tocaron con una vertiginosa velocidad durante la hora y media que duró el show y en la cual interpretaron temas de todos sus discos, inclusive, y para delirio de los fans, "Head Like A Hole", el clásico de "Pretty Hate Machine" (1989). Debido a la renuncia del bajista que se había incorporado a NIN para esta gira, el baterista Illan Rubin se transformó en una suerte de hombre orquesta, tocando, también, el bajo, la guitarra y algunos sintetizadores en las partes electrónicas del disco "Ghost".
 

Dirán que Reznor ya musicaliza para Hollywood, que se desactivó, que es mainstream. Lo cierto es que con su sólida performance frente a toda la Nación Alternativa de sudamérica, el multifacético frontman confirmó que sigue siendo un artista inquieto, prolífico y arriesgado. Luego de su receso al frente de su mas preciada criatura, volvió a las fuentes para mantener vivo a NIne Inch Nails, su proyecto principal, a base de nuevas canciones y discos, pero constantemente continua experimentando con How to Destroy Angels, mostrando porqué el grupo norteamericano aún sigue estando a la vanguardia del rock mundial.




Setlist:

A Warm Place

Somewhat Damaged

Wish

Me, I'm Not
Survivalism
March of the Pigs
Piggy
Sanctified
Disappointed
Came Back Haunted
All Time Low
The Great Destroyer
Gave Up
The Big Come Down
Hand Covers Bruise
(Trent Reznor & Atticus Ross cover)
Beside You in Time
Copy of A
The Hand That Feeds
Head Like a Hole
Hurt
  


Link - show completo:






SHOWS - SOUNDGARDEN (Lollapalooza Argentina, 2014)







EL SONIDO SEMINAL DEL GRUNGE



* * * * 
MUY BUENO




Soundgarden comenzó su set al tiempo que la patria alternativa y curiosos ocasionales tuvieron que apurar el paso. Sin desperdiciar tiempo alguno, los oriundos de Seattle desembacaron en el Lollapalooza de Buenos Aires con una demoledora serie de clásicos. Pese a que siempre cargaron con el estigma "grunge", Soundgarden podía calificarse tranquilamente como una banda de heavy metal en su ADN, asimilando como ninguna en su herencia la gravidez de Black Sabbath y el rock pesado de Led Zeppelin.

A show visto, cabe reforzar ese punto de vista: Soundgarden es metal aunque sin tanto espíritu performático, ya que Cornell, de voz potente y enfocada, también toca guitarras melódicamente fundamentales y no puede desplazarse por la escena como un performer entretenedor. Más concierto que espectáculo, la oferta de Soundgarden también nos colocó frente al Tony Iommi de la Generación X: el barbado Kim Thayil, incendiario con su riff monolítico de Rusty cage. Heavy metal, en estado puro.

Ya dejando atrás su década de inactvidad Soundgarden sonó poderosisima y como una aceitada máquina de rockear, merced a sus componentes con excelentes intérpretes. Fiel a su nacimiento en el grunge (parte de la tríada formada también por Nirvana y Pearl Jam) la banda es el gérmen seminal dentro de la Nación Alternativa. 


La banda liderada por Chris Cornell en voz y guitarra y conformada por el guitarrista Kim Thayil, el baterista Matt Chamberlain (en reemplazo de Matt Cameron) y el bajista Ben Shepherd, arrancó con todo su set interpretando "Spoonman", uno de sus temas más conocidos y que compone el multipremiado disco "Superunknown". De esa grabación de 1994, Soundgarden también interpretó los clásicos "Black Hole Sun", "Fell on black days" y "Superunknown".

Acompañados por una multitud que, en muchos casos, había ido a verlos sólo a ellos, los Soundgarden brillaron además con "Jesus Christ Pose", "Blow up the outside world" y "Pretty Noose", del disco "Down on the outside". Para el final, Cornell, Thayil, Chamberlain y Shepherd dejaron "Rusty Cage" y "Slaves and Bulldozers", del disco "Badmotorfinger" (uno de los discos fundadores del movimiento grunge en 1991).

Sonaron "Spoonman", "Flower" y "Black Hole Sun" a medida que la figura y la voz de Cornell fue creciendo entre canción y canción. Encolumnados delante de la tapa de King Animal, su último disco, la banda de Seattle pareció comprender que su show fue uno de los más esperados. "Al fin pudimos venir a tocar a Buenos Aires", dijo el cantante y agregó: "Sé que pasó mucho tiempo. Tendríamos que haber venido dos décadas atrás, pero hoy estamos acá, y ustedes también y eso es hermoso".


Soundgarden revitalizó la sangre grunge en Argentina. Si había una época y un lugar en la que esta banda tenía que tocar era en este festival. A días de que se cumplan 20 años de la muerte de Kurt Cobain, la banda liderada por Chris Cornell encendió el espírtu alternativo recorriendo sus canciones, y con ellas, gran parte de la historia de las 65 mil personas que vinieron a cerrar, lo que se espera se convierta una tradición, la primera edición de Lollapalooza Argentina.


Setlist:




        Searching With My Good Eye Closed 
        Spoonman
        Let Me Drown

        Rowing
        Black Hole Sun
        Jesus Christ Pose
        Outshined
        Beyond the Wheel
        Taree
        My Wave
        The Day I Tried to Live
        Been Away Too Long
        Blow Up the Outside World
        Fell on Black Days
        Superunknown
        Pretty Noose
        Burden in My Hand
        Rusty Cage
        Encore:
        Like Suicide
        Flower
        Slaves & Bulldozers
 



Clip - primera parte del recital:



SHOWS - RED HOT CHILI PEPPERS (Lollapalooza Argentina, 2014)






ETERNO ESPÍRITU ADOLESCENTE








* * * 
BUENO



Con una programación con varios pesos pesados que hicieron a la historia del festival, Lollapalooza Argentina cerró su segunda jornada y los experimentados Red Hot Chili Peppers fueron los encargados de despedir esta primera edición de la Nación Alternativa que se formó en Chicago de la mano de Perry Farrell -cantante de Jane's Addiction- y tuvo su expansión regional en Chile y Brasil, además de llegar al Hipódromo de San Isidro para su más reciente edición.

Alrededor de las 21:40 y con la puntualidad que caracterizó al evento, casi todos los asistentes al Lollapalooza se juntaron en el escenario principal para presenciar una performance de casi dos horas del grupo californiano encabezado por el cantante Anthony Kiedis, el baterista Chad Smith, el guitarrista Josh Klinghoffer y el bajista Flea. El histórico grupo arrancó con una breve intro instrumental para luego servirle a los porteños la apertura del exitoso disco "Blood Sugar Sex Magik", "The Power of Equality".

Flea, vestido únicamente con un pantalón de lona rojo, se lució en sus habituales monerías y por su particular forma de tocar el bajo, por la que es considerado uno de los diez bajistas de todos los tiempos, mientras que Smith y Klinghoffer, le fueron en saga sin desentonar. A lo largo de un sólido setlist, los Red Hot Chili Peppers interpretaron temas de su discografía entre "Blood Sugar Sex Magik" (1991) y "I`m with you" (el último, de 2011). Entre las interpretaciones mas logradas se destacaron "Otherside", "Dany California", "Californication", "By the way" y "Under the Bridge", por lejos el más entonado por la multitud que colapsó la capacidad del recinto para un cierre de festival que dobló en su convocatoria la noche anterior.


La banda de California atrapó la atención de las más de 70 mil personas que asistieron. En la sexta oportunidad que llegan al país, la banda de Anthony Kiedis tocó una lista completa de hits en una presentación que duró cerca de dos horas.  Y su show resultó funcional a la circunstancia de tener a una multitud entregada y predispuesta a flashear con esos clásicos funkeros como Can't stop, que fue tema de clausura. 


La voz de Anthony Kiedis fue ganando cuerpo con el correr del tiempo, el bajista Flea y el baterista Chad Smith actualizaron con frescura su condición de base imprescindible en cualquier escuela de rock y el guitarrista Josh Klinghoffer brilló en algunas jams y reprodujo con respeto el omnipresente espíritu del ya lejano renunciante John Frusciante.  El bis llegó luego de que Flea ingresó al escenario parado en dos manos y la banda interpretó otros dos temas de "Blood Sugar Sex Magik", "If you have to ask" y el archiconocido "Give it away", dejando a la gente con ganas de mucha más fiesta.


Setlist:



Intro Jam

The Power of Equality

Dani California

Can't Stop

Why Don't You Love Me (Like You Used to Do)?

(Hank Williams cover) (Full band tease)

Otherside

Get Off Your Ass and Jam

(Funkadelic cover) (Tease)

Look Around

Snow ((Hey Oh))

The Adventures of Rain Dance Maggie

Magic Johnson

(Instrumental tease)

Me & My Friends

Argentinian Crowd Song

("Olé olé olé olé")

Wet Sand

Under the Bridge

(Snippet of "The Headmaster … more)

Ethiopia

Californication

By the Way

Encore:

Chad & Mauro & Josh Jam

If You Have to Ask

Give It Away


Clip - recital completo:



SHOWS - ARCADE FIRE (Lollapalooza Argentina, 2014)










INDIE BAILABLE & TEATRAL

 
* * * *
MUY BUENO




La adrenalina festivalera y la ansiedad para llegar a ver a las bandas predilectas se concentraba en algunas paradas de colectivo, de subte y de tren, que funcionaban como punto de partida para las miles de personas que se acercaron al Hipódromo de San Isidro, en el transcurso de la primera jornada del festival de música más esperado del año. Probablemente resulta inevitable, para quienes ya han asistido a la edición chilena del festival, compararla con esta primera experiencia en Argentina. En este sentido, tanto a nivel organización como dimensión y convocatoria, se notó que se trataba de un debut.

Fueron alrededor de 55.000 personas (casi 20.000 menos que en Chile) las que se acercaron durante todo el día para disfrutar de las propuestas musicales y las alternativas que ofrecía Lollapalooza en esta primera edición argentina. La buena energía, el disfrute de la música, y la vibración compartida removieron el barro del campo del Hipódromo de San Isidro, y lo dejaron cargado para el siguiente

Puntualmente a las 22 como anunciado, Arcade Fire apareció en el escenario con todos sus integrantes ataviados con trajes multicolores al ritmo de "Normal Person", uno de los cortes difusión de "Reflector", su última placa. Su sonido fue impecable, lo cual, sumando a la versatilidad de los músicos (en cada tema la mayoría de ellos cambiaba de instrumentos) hizo un juego extraordinario con las imágenes pregrabadas y en vivo que reflejaba la tela gigante que colgaba detrás de los músicos. Oficialmente, el grupo es un sexteto, pero a Argentina vinieron, además de sus integrantes, dos percusionistas que bailaban todas las canciones y la violinista-cantante-tecladista Sarah Neufeld, una fija en las giras.


Un impecable Arcade Fire cerró la primera jornada  del festival Lollapalooza Argentina que trajo brillantes veteranos, como New Order y Johnny Marr, ex guitarrista de The Smiths, y promesas del indie rock que cumplieron con las expectativas, como la joven  Ellie Goulding. Hasta este momento, Phoenix sumaba puntos como el favorito de la primera jornada.  Hasta que la banda canadiense desplegó todo su potencial: Arcade Fire tomó el escenario como una plataforma para un viaje musical, sintetizando géneros, épocas y ritmos con una épica sinfónica y una sofisticación rockera apabullante.

A poco de empezar un recital soberbio, Thomas Mars, líder de los franceses, levantó la vista, se hizo visera con la mano y decretó: "Este es claramente nuestro show más concurrido en Argentina". Y no era para menos; en su visita a Buenos Aires, la banda referente del rock indie recorrió gran parte de su destacada discografía. Con gran dominio escénico de sus miembros, los canadienses demostraron por qué son una banda que abandonó la promesa para instalarse en el podio de los consagrados.Un nutrido número de asistentes pudo disfrutar de las canciones mas esperadas de los canadienses como "Reflektor", "Here Comes the Night Time" o un cierre espectacular del primer día del festival con "Wake Up".
 
Más que una banda, Arcade Fire parece una energía poderosa y celebratoria que puede tomar cualquier forma: la percusión de un carnaval haitiano, el dramatismo filoso de una ópera-rock o un groove disco que puso a más de 50 mil personas a bailar. "Cuando era chico estuve en Buenos Aires con mis padres y acá fue concebido mi hermano, Will", dijo Butler antes de que el grupo pasara "The Suburbs" a una versión down-tempo llena de swing. "Así que tenemos una relación pre-humana con este lugar." Antes apuñaló con su micrófono inalámbrico una gran pelota inflable que publicitaba a una marca de comida y molestaba la visual del público, diciendo: "Fuck Sushi Club".

Por primera vez en mucho tiempo, desde que los festivales se hicieron costumbre en Buenos Aires, el headliner de una de las fechas sale de los nombres previsibles que eligen los organizadores locales y logra que casi todo el público se quede a ver su show completo. Eso pasó con los canadienses Arcade Fire en la noche debut del Lollapalooza Argentina, un consagratorio debut en tierras locales. 


La banda que comanda Win Butler se mantuvo a la altura de las circunstancias para retener a gran parte de las más de 50 mil personas que fueron al Hipódromo de San Isidro con su visión del rock, cargada de melodías coloridas y un espíritu lúdico y desenfadado que rompen esa etiqueta tan amplia que es el indie-rock por estos tiempos.


Setlist:





Reflektor
(instrumental intro)
Reflektor
Flashbulb Eyes
Neighborhood #3 (Power Out)
Rebellion (Lies)
Joan of Arc
The Suburbs
The Suburbs (Continued)
Ready to Start
Neighborhood #1 (Tunnels)
No Cars Go
Intervention
Afterlife
It's Never Over (Oh Orpheus)
Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)
('Damian Taylor Remix' intro)
Encore:
Normal Person
Here Comes the Night Time
Wake Up
 



Clip - show completo: