sábado, 7 de septiembre de 2013

DISCOS - BOHEMIO (2013) de Andrés Calamaro







LA COSECHA BOHEMIA DE ANDRÉS:

LAS CANCIONES, UNA A UNA




Serán un total de diez canciones, las cuáles ha producido Cachorro López, alguien que, según Calamaro, “pone el cuerpo y el alma” para que un trabajo pueda ser considerado “un disco de autor”. Su antiguo compadre en Los Abuelos De La Nada dijo al respecto que en realidad sentía “que era un buen momento para un disco de rocker adulto, elegante, casi Dylaniano si se quiere. Una vuelta a las fuentes de Andrés. El repertorio fluía en esa dirección”. Con la participación de los músicos que acompañan a El Salmón en su gira, los guitarristas Baltasar Comotto y Julián Kanevsky, el teclista Germán Wiedemer, el bajista Mariano Domínguez y el batería Sergio Verdinelli.

“Por motivos personales llegué tarde a la grabación, pero le insistí a Cachorro López que confiara en mi cuadrilla”, rememora Andrés con humor y haciendo un símil con el toreo. “Un torero tiene que tener una buena cuadrilla y manejar todas las suertes”. La unión y conexión entre ambos colegas ha dado anteriormente sus frutos porque Cachorro “sabe exprimir bien” a Calamaro en “el estudio”, logrando que casi haya sido un disco entre ellos dos, como en La lengua popular.


Tracklist:

-‘Belgrano’: Si Calamaro había advertido que habría Rock en Bohemio, ¿de qué manera abriría este nunevo disco? Pues sencillamente con un homenaje a Luis Alberto Spinetta dentro de un corte que bien podría ser familia del Blood on the tracks de Bob Dylan. “Gracias por la amistad y por la genialidad [...] Por ponerle armonía a la ciudad”, dice en la letra, vistiendo la canción de añejo sonido campestre americano que respira a base de pedal-Steel. Un torero tiene que tener una buena cuadrilla y manejar todas las suertes.
-‘Cuando no estás’: Continúa por la melancolía, aunque no tan amarga ni tan oscura. El segundo tema del LP navega por el Pop y por la lírica sobrecogedora que canta a la pérdida: “La casa vacía pregunta cuándo volverás”. Será el single, por lo que se adapta perfectamente a todos los campos: al de los seguidores acostumbrados y al del propio artista.
-‘Tantas veces’: Otro puñado de música y letra hecha desde la víscera hasta vomitarla por el corazón. A ver, un disco tan corto como Bohemio podía ser sinónimo de algo efímero, sin sustancia, pero es una real patada el estómago. Nunca antes se había dicho tanto con tan poco. Justo y necesario, como los repertorios de algunos discos de los años sesenta. Aquí se siente arrepentido y se muestra arrodillado: “Pido perdón por haberte faltado”. ¿Será el álbum un reflejo de las fases del desengaño también?
-‘Rehenes’: Aquí hay varias referencias a otras canciones, aunque a lo largo del disco también (pero eso es una sorpresa). En ‘Rehenes’ se le canta a la sangre y al compartir penas (en la salud y en la enfermedad… hasta que la muerte os separe). Eso queda plasmado en algún lance de la canción, como cuando desarrolla la frase “vayamos de sangre pintados los dos”.
-‘Nacimos para correr’: ¡Hola, Rock and Roll! Desprendido track a manos de la guitarra y del slide, obra y gracia de Kanevsky. No es de las mejores del disco, la verdad sea dicha, pero hace florecer la esperanza dentro de un mar embravecido de angustia: “Cada vez que suena mi canción, voy a volver a nacer otra vez”. Es aquí donde Bohemio llega a su mitad, por lo tanto empiezan las subidas… o no. Hay que tener paciencia cuando la cosa aprieta, pues “para correr, primero hay que caminar”, ¿verdad?
-‘Bohemio’: Aquí yacen los bohemios, los cantores y los bandoleros. Todos los que asaltaron al músico argentino alguna vez en su vida, artística o no. “Te quiero porque dentro del abismo vas a seguir siendo el mismo”. Escritura desde la tercera persona pero mirándose a uno mismo. Una rara y explícita epifanía.
-‘Plástico fino’: Regresa el pedal-steel con una hermosa canción llena de toxicidad y de insomnio: “Miro tranquilamente las luces de la mañana [...] El viento viene envuelto en plástico fino”. Reposada, sin duda, pero matadora a su modo.
-‘Inexplicable’: Otra canción de adicciones y de terceras personas desdobladas en el protagonista. Como en ‘Bohemio’, Andrés vuelve a echar mano de la declaración de intenciones, aunque ahora es otra sacudida de Rock eléctrico, sin tanta madera y con más metal candente. Se aproxima la aceptación y la honestidad con uno mismo tras desengaños y hasta flagelaciones. Una espalda marcada a latigazos de la brotan letras de tinta roja.
-‘Dentro de una canción’: Es libre. Ahora sí. La composición presente atiende razones de realidad y de calidad, mucha calidad. Se abre y recita verdaderas historias de temor, aferrándose a la canción para evadir la realidad que lo ha amenazado. No se sabría decir si bebió de todas las libertades humanas para referirse a ello como su propia vida, pero es prácticamente similiar a lo que vive el pintor con su musa, sólo que uno ha empezado a olvidarla.
-‘Doce pasos’: Finaliza el disco saliendo a la superficie. Se terminaron los escondites de la melancolía y resucitan las luces de la bohemia y la esperanza. Amén del giro, una vez más, hacia el Rock and Roll que, en este caso, torna al Rock clásico de los cincuenta y sesenta. La aceptación que desprende eterniza los derechos comunes entre seres humanos después del letargo vivido entre relaciones y épocas oscuras. “Ya no soy santo de tu devoción”, dice. Los doce pasos a seguir por los rehabilitados o los doce pasos que marca el punto de penalty hasta la portería. Él elige. O dispara o recibe.


Arte de tapa de "Bohemio":


Fuente: www.paisajeselectricos.com   /PE - Magazine (texto: Carlos H. Vázquez)

martes, 3 de septiembre de 2013

BANDAS - SEX PISTOLS (1975-1979)

 
 



HÉROES DE LA CLASE TRABAJADORA
Y PIONEROS DEL PUNK



Sex Pistols fue una banda de punk rock formada en Londres en 1975, considerada la responsable de haber iniciado el movimiento punk en el Reino Unido y de inspirar a muchos músicos de punk y rock alternativo. Aunque su primera etapa apenas duró dos años y medio y en ella produjo únicamente cuatro sencillos y un álbum de estudio —Never Mind the Bollocks, Here's the Sex Pistols—, se la reconoce como una de las bandas más influyentes de la historia de la música popular.

El germen de los Sex Pistols fue The Strand, una banda londinense formada por los adolescentes de clase obrera Steve Jones como vocalista, Paul Cook como batería y Wally Nightingale como guitarrista. Según contaría más adelante Jones, tanto Cook como él tocaban juntos con instrumentos robados. Por las primeras formaciones de The Strand –a veces conocidos como The Swankers– también pasaron Jim Mackin como teclista y Stephen Hayes, y después, por poco tiempo, Del Noones, como bajistas. Los miembros de la banda pasaban mucho tiempo en dos tiendas de ropa de Kings Road, en el barrio de Chelsea, Londres: Acme Attractions, perteneciente a John Krivine y donde trabajaba Don Letts, y Too Fast to Live, Too Young to Die, de Malcolm McLaren y Vivienne Westwood. 

La tienda de McLaren y Westwood había abierto sus puertas en 1971 con el nombre de Let It Rock, con el revival Teddy Boy de los años 1950 como tema. En 1972 había sido renombrada Let It Rock para focalizarse en otra moda resurgente, el look de rocker (chaquetas de cuero, motocicletas...) asociado a Marlon Brando.10 John Lydon luego diría: «Malcolm y Vivienne eran en realidad un par de farsantes: vendían cualquier cosa de cualquier moda a la que se pudiesen agarrar». La tienda se convertiría en un foco de la escena punk rock, juntando a futuros participantes de la escena como Sid Vicious, Marco Pirroni, Gene October, y Mark Stewart, entre muchos otros. A Jordan, la dependiente de la tienda, que vestía de un modo salvaje, se le atribuye el mérito de «haber forjado prácticamente por su cuenta la imagen punk».
 
A principios de 1974, Jones convenció a McLaren para que ayudara a The Strand. Convirtiéndose en efecto en el mánager de la banda, McLaren pagó para conseguir su primer local formal de ensayo. Glen Matlock, un estudiante de arte que trabajaba ocasionalmente en Too Fast to Live, Too Young to Die, fue fichado como bajista de la banda. En noviembre, McLaren se marchó temporalmente a Nueva York. Antes de su marcha, McLaren y Westwood habían concebido una nueva identidad para su tienda: renombrada a SEX, cambió su enfoque de alta costura retro hacia una «anti-moda» basada en el S&M, publicitándose como «especialistas en vestimenta de plástico, de glamour y ropa para el escenario».

Después de ejercer brevemente de mánager y promotor de New York Dolls, McLaren volvió a Londres en mayo de 1975. Inspirado por la escena punk que comenzaba a aflorar en Lower Manhattan –en particular con el estilo y actitud radical de Richard Hell, en ese momento miembro de Television– McLaren comenzó a tomar más interés en The Strand. 

En agosto de 1975, Rhodes se fijó en John Lydon, un joven de diecinueve años habitual de Kings Road, que llevaba una camiseta de Pink Floyd sobre la cual había escrito a mano las palabras I hate («odio a Pink Floyd») y perforada donde estaban los ojos de los miembros de la banda. Los relatos, en este punto, varían un poco: el mismo día, o poco después, o Rhodes o bien McLaren a instancias de Rhodes pidieron a Lydon que se acercara por la tarde a un pub cercano para conocer a Jones y Cook.
Cuando cerró el pub, el grupo se desplazó a Sex, donde convencieron a Lydon, que no había pensado mucho en lo de ser cantante, para que improvisara en la gramola de la tienda «I'm Eighteen» de Alice Cooper. Aunque la interpretación hizo reír a los miembros de la banda, McLaren les convenció para que comenzaran a ensayar con Lydon.
La banda también adquirió un nuevo nombre: después de considerar opciones como Le Bomb, Subterraneans, The Damned, Beyond, Teenage Novel, Kid Gladlove, Crème De La Crème, y QT Jones and His Sex Pistols, se quedaron finalmente con el de Sex Pistols. McLaren después explicó que el nombre venía de «la idea de una pistola, una pin-up, algo joven, un asesino más atractivo». Poco dado a la modestia, sea falso o no, McLaren añadió: «Yo lancé la idea como una banda de chavales que podían ser percibidos como chicos malos». La banda comenzó a componer material original: Rotten era el letrista y Matlock el principal compositor, aunque los créditos oficiales eran compartidos por los cuatro.
El concierto de Sex Pistols del 4 de junio de 1976 en el Lesser Free Trade Hall de Manchester se convertiría en uno de los eventos de la historia del rock más significativos y mitificados. Entre el público de tan sólo unas cuarenta personas estaban muchos que después se convertirían en figuras destacadas dentro de los movimientos punk y post-punk: Pete Shelley y Howard Devoto, organizadores del concierto y que estaban en el proceso de realizar audiciones para conseguir nuevos miembros para Buzzcocks; Bernard Sumner, Ian Curtis y Peter Hook, más adelante integrantes de Joy Division; Mark E. Smith, que formaría The Fall; Morrissey, posterior líder de The Smiths; y Anthony H. Wilson, fundador de Factory Records.
Los miembros de Sex Pistols eran originalmente Johnny Rotten, el guitarrista Steve Jones, el batería Paul Cook y el bajista Glen Matlock. Matlock fue reemplazado por Sid Vicious a principios de 1977. Con el empresario Malcolm McLaren como mánager, la banda protagonizó diversos escándalos que la convirtieron en centro de atención de la opinión pública británica. Sus conciertos frecuentemente se topaban con dificultades con los organizadores y las autoridades, y sus apariciones públicas a menudo acababan en caos. Su sencillo de 1977 «God Save the Queen», que atacaba el conformismo social de los ingleses y el respeto a la corona, precipitó la «última y mayor ola de pandemonio moral basada en el pop».
En enero de 1978, al final de una turbulenta gira por Estados Unidos, Rotten dejó la banda y anunció su disolución. En los meses siguientes, los tres miembros restantes de la banda grabaron una serie de canciones para la película sobre la versión de McLaren de la historia de la banda, The Great Rock 'n' Roll Swindle. Vicious murió de una sobredosis de heroína en febrero de 1979. En 1996, Rotten, Jones, Cook y Matlock se reunieron para el Filthy Lucre Tour; desde 2002, se han vuelto a reunir para giras y conciertos en varias ocasiones. El 24 de febrero de 2006, Sex Pistols fueron incluidos en el Salón de la Fama del Rock, aunque se negaron a asistir a la ceremonia, llamando al museo «una mancha de pis».

El primer concierto del nuevo cuarteto lo organizó Matlock, que estaba estudiando en la escuela de arte Saint Martins College. La banda tocó en la escuela el 6 de noviembre de 1975, como teloneros de una banda de pub rock llamada Bazooka Joe. Los Sex Pistols interpretaron varias versiones, incluyendo «Substitute» de The Who, «Whatcha Gonna Do About It» de Small Faces y el éxito de The Monkees «(I'm Not Your) Steppin' Stone»; según algunos presentes, musicalmente no fue nada excepcional aparte de que tocaban sumamente fuerte. Alguien —según Cook y Matlock, un miembro de Bazooka Joe— desenchufó los amplificadores durante la ruidosa actuación de Sex Pistols, impidiendo que pudiesen terminar e interpretar las pocas canciones propias que habían escrito hasta la fecha. 

A continuación, desde el escenario, Rotten se puso a insultar a Bazooka Joe, lo que provocó que el guitarrista de esta banda, Danny Kleinman, subiese al escenario y se enfrentase físicamente con el vocalista de Sex Pistols.46 Otro miembro de Bazooka Joe, Stuart Goddard, quedó tan impresionado por la actuación de Sex Pistols que, al día siguiente, decidió abandonar a Bazooka Joe para formar una nueva banda, cosa que haría en cuestión de poco tiempo bajo el mote «punk» de Adam.
El núcleo de los seguidores de Sex Pistols –incluyendo a Siouxsie Sioux, Steve Severin y Billy Idol, que después formarían sus propias bandas– llegó a ser conocido como Bromley Contingent («el contingente de Bromley»), pues varios de ellos eran de ese suburbio londinense.49 50 Su modo de vestir vanguardista, que provenía en gran medida de la tienda Sex, prendió la mecha de una moda que fue adoptada por los nuevos seguidores de la banda.51 McLaren y Westwood veían el incipiente movimiento punk de Londres como un vehículo para algo más que mera alta costura. Ambos estaban cautivados por el alzamiento radical de París de mayo de 1968, en particular por la ideología y agitaciones de los situacionistas, además del pensamiento anarquista de Buenaventura Durruti y otros. Compartían estos intereses con Jamie Reid, un viejo amigo de McLaren relacionado con los situacionistas, que comenzó a producir material gráfico y publicitario para Sex Pistols en primavera de 1976.

Sin embargo, la tipografía de letras recortadas empleada para el logo clásico de Sex Pistols y muchos diseños posteriores de hecho fue introducida por la amiga de McLaren, Helen Wellington-Lloyd, también conocida como Helen of Troy. Reid después diría: «Solíamos hablar mucho con John [Lydon] sobre los situacionistas (...). Sex Pistols parecía el vehículo perfecto para comunicar ideas directamente a la gente que no estaba recibiendo el mensaje de la política de izquierdas». McLaren también estaba arreglando las primeras sesiones fotográficas de la banda.58 Como describió el musicólogo Jon Savage, «con su pelo verde, su actitud encorvada y aspecto andrajoso, [Lydon] parecía una mezcla entre Uriah Heep y Richard Hell».
En enero de 1978 Sex Pistols se embarcaron en una gira por Estados Unidos, con fechas mayoritariamente por el Deep South americano. La gira estaba originalmente prevista para dar comienzo antes de Nochevieja, pero fue retrasada debida a la reticencia de las autoridades estadounidenses a proporcionar los visados correspondientes a algunos miembros de la banda por sus antecedentes penales. A resultas de ello, se suspendieron varios conciertos previstos en la zona norte del país.165 175 La gira, aunque muy esperada por los seguidores y los medios, estuvo llena de peleas internas, mala planificación y un público físicamente beligerante.
El 17 de enero, la banda se separó, encaminándose por separado a Los Ángeles. McLaren, Cook y Jones se prepararon para volar a Río de Janeiro para tomarse unas vacaciones. Vicious, en muy mala forma, fue llevado a Los Ángeles por un amigo, que después le llevó a Nueva York, donde fue hospitalizado de inmediato.

Rotten después describió su propia situación: «Sex Pistols me abandonaron, perdido en Los Ángeles sin billete de avión, sin hotel, y habiendo dejado un mensaje a Warner Bros diciendo que si alguien llamaba diciendo que era Johnny Rotten, era mentira. Así fue como terminé con Malcolm: aunque no con el resto de la banda; siempre me agradarán». Rotten voló a Nueva York, donde anunció la ruptura de la banda en una entrevista a un periódico el 18 de enero. Arruinado, telefoneó al jefe de Virgin Records, Richard Branson, quién aceptó pagarle el billete de vuelta a Londres, vía Jamaica. En Jamaica, Branson se reunió con los miembros de la banda Devo, en un intento de convertir a Rotten en su vocalista. Devo declinó la oferta.
Cook, Jones y Vicious nunca volvieron a tocar juntos en directo después de la partida de Rotten. En los meses siguientes, McLaren organizó grabaciones en Brasil (con Jones y Cook), París (con Vicious) y Londres; cada uno de los tres y otras personas hicieron de vocalistas principales en canciones que en algunos casos distaban mucho de como se supone que debía sonar el punk. Estas grabaciones se hicieron para formar la banda sonora de la reconcebida película sobre Sex Pistols, dirigida por Julian Temple, en lo cual ahora McLaren se volcaba. El 30 de junio, se editó un sencillo atribuido a Sex Pistols: en una cara, el conocido criminal Ronnie Biggs cantaba «No One Is Innocent» acompañado por Jones y Cook; en la otra, Vicious cantaba el clásico «My Way» sobre una pista de Jones-Cook y una sección de cuerda. 

El sencillo llegó al puesto número seis en las listas, finalmente vendiendo más que todos los sencillos en los que había participado Rotten. McLaren buscaba la forma de reconstruir la banda con un nuevo líder, pero su primera elección, Vicious, estaba harto de él. Vicious había pedido a cambio de aceptar grabar «My Way» que McLaren firmara un documento que declaraba que ya no era su mánager. En agosto, Vicious, de vuelta en Londres, haría sus últimas actuaciones como miembro de Sex Pistols: grabando y filmando dos versiones de canciones de Eddie Cochran. El regreso en septiembre del bajista a Nueva York puso fin a los sueños de McLaren.
Después de abandonar Sex Pistols, Johnny volvió a adoptar su nombre de nacimiento, Lydon, y formó la banda Public Image Ltd. (PiL) con el ex-miembro de The Clash Keith Levene y su amigo de la escuela Jah Wobble. La banda consiguió entrar en la lista Top Ten con su sencillo debut, «Public Image», a finales de 1978. Lydon inició acciones legales contra McLaren y la compañía que gestionaba los Sex Pistols, Glitterbest, controlada por McLaren. Entre las peticiones estaban impago de regalías, uso indebido del término «Johnny Rotten», obligaciones contractuales injustas, y daños por «todas las actividades criminales que tuvieron lugar». En 1979, PiL grabó el clásico de post-punk Metal Box. Lydon tocó con la banda hasta 1992, además de participar en otros proyectos como Time Zone con Afrika Bambaataa y Bill Laswell.

El 7 de febrero de 1979, sólo cinco días después de la muerte de Vicious, comenzó el juicio preliminar de las demandas de Lydon. Cook y Jones estaban aliados con McLaren, pero según fueron acumulándose evidencias de que su mánager había utilizado casi todas las ganancias de la banda en el proyecto de su querida película, cambiaron de bando. El 14 de febrero, la audiencia puso la película y su banda sonora a cargo de un administrador: fuera ya del control de McLaren, ahora serían administradas como ingresos cuya explotación serviría para satisfacer las demandas económicas de los miembros de la banda. 

McLaren, con sustanciales deudas personales y de minutas legales, partió hacia París para firmar un contrato discográfico para la elaboración de un LP con canciones clásicas, en el que se incluiría la canción «Non, je ne regrette rien». Un mes después, de regreso en Londres, se desvinculó de la película a la que tanto dinero y tiempo había dedicado. McLaren pasó a ser el mánager de Adam & the Ants y Bow Wow Wow. A mediados de la década de 1980 lanzó en solitario varios álbumes exitosos e influyentes.
La banda sonora de su todavía inconclusa película, The Great Rock 'n' Roll Swindle, fue lanzada por Virgin Records el 24 de febrero de 1979. La mayoría de las canciones que la componen aparecen atribuidas a Sex Pistols: Hay nuevas grabaciones con Jones, Vicious, Cook, y Ronnie Biggs como vocalistas, además de Edward Tudor-Pole, que fue considerado por un corto espacio de tiempo el sustituto de Rotten. McLaren también toma el micrófono en un par de pistas. Varios de los temas tienen a Rotten como vocalista y proceden de sesiones de grabación inéditas antiguas, retocadas en algunos casos con grabaciones adicionales (overdubs) de Jones y Cook. Hay, además, una canción en directo, proveniente del último concierto de la banda en San Francisco. El álbum se completa con un par de pistas en los que otros artistas versionan clásicos de Sex Pistols.

Del álbum de Swindle salieron cuatro sencillos que llegaron al Top Ten, uno más que del Never Mind the Bollocks. El primero, «No One Is Innocent»/«My Way», de 1978, fue seguido por la versión de Vicious de «Something Else» (que llegó al puesto número tres, siendo el sencillo más vendido de Sex Pistols); Cook cantando la canción original «Silly Thing» (llegando al número seis); y la segunda versión de Vicious de una canción de Cochran, «C'mon Everybody» (llegando al número tres). 

Dos sencillos más se extrajeron de la banda sonora bajo la marca Sex Pistols: uno, con Tudor cantando «The Great Rock 'n' Roll Swindle», y por último, ya en 1980 y coincidiendo con el estreno de la película, un tema cantado por Rotten en 1976, la versión de The Monkees «(I'm Not Your) Steppin' Stone»; ambos se quedaron justo fuera del Top 20.200 201 El 21 de noviembre de 1980, se lanzó el «nuevo» material final de estudio atribuido a Sex Pistols, a través de Virgin: «Black Leather» y «Here We Go Again», temas grabados por Jones y Cook durante las sesiones de Swindle, a mediados de 1978, se emparejaron como uno de los seis sencillos de 7" (los otros cinco eran reconfiguraciones de material previamente editado) vendidos juntos como Sex Pack.
Cook y Jones siguieron trabajando como músicos de sesión y en apariciones como artistas invitados. En 1980, formaron The Professionals, que duró dos años. Jones pasó a tocar con las bandas Chequered Past y Neurotic Outsiders.
Los cuatro miembros originales de Sex Pistols se reunieron en 1996 para la gira de seis meses Filthy Lucre Tour, que incluía fechas en Europa, Norteamérica, América del Sur, Australia y Japón. El acceso de la banda a los archivos asociados a The Great Rock 'n' Roll Swindle facilitó la producción del documental del año 2000 The Filth and the Fury. Esta película, dirigida como la anterior por Temple, se concibió como un intento de contar la historia desde el punto de vista de la banda, en contraste con el enfoque de Swindle en McLaren y los medios. En 2002, el año del quincuagésimo aniversario (jubileo de oro) de la subida al trono de la reina Isabel II, Sex Pistols volvieron a reunirse para tocar en el Crystal Palace National Sports Centre de Londres. En 2003 el Piss Off Tour les llevó tres semanas a Estados Unidos.
El 9 de marzo de 2006 la banda vendió los derechos de su catálogo a Universal Music Group. La venta fue criticada por algunos, llamándoles «vendidos». En noviembre de 2006, se incluyó a Sex Pistols en el Salón de la Fama del Rock, en cuya citación también se mencionó a Vicious además de a los cuatro miembros vivos de la banda. La banda rechazó el honor desde un comunicado en su página web.
Sex Pistols se reunieron de nuevo para cinco conciertos en la Brixton Academy y uno en Mánchester y otro en Glasgow en noviembre de 2007. En 2008, participaron en una serie de festivales europeos, llamada Combine Harvester Tour. En agosto, tocaron en el festival Sziget Festival de Budapest y en el festival holandés Lowlands. El director de Lowlands, Eric van Eerdenburg dijo de la actuación de Pistols que fue «entristecedora»: «Dejaron sus piscinas en casa sólo para venir aquí a recaudar algo de dinero. En verdad, no son nada más que eso». Después tocaron en el Hammersmith Apollo. Ese mismo año, lanzaron al mercado el DVD There'll Always Be An England, que combina metraje de dos apariciones en la Brixton Academy de 2007.


Miembros:

    Johnny Rotten: voz principal (1975–1978, 1996–presente)
    Steve Jones: guitarra, bajo (en estudio), coros (1975–1978, 1996–presente)
    Paul Cook: batería (1975–1978, 1996–presente)
    Glen Matlock: bajo, coros (1975–1977, 1996–presente)


Antiguos miembros
    Sid Vicious: bajo, coros (1977–1978)
Vocalistas en The Great Rock'n'Roll Swindle

    Ronnie Biggs: voz principal en «No One Is Innocent» y la versión de estudio de «Belsen Was a Gas»

    Paul Cook: voz principal en «Silly Thing»
    Steve Jones: voz principal en «Friggin' In The Riggin'», «EMI (Orchestral)», «Lonely Boy»

    Malcolm McLaren: voz principal en «God Save The Queen (Symphony)», «You Need Hands»
    Edward Tudor-Pole: voz principal en «The Great Rock 'n' Roll Swindle», «Who Killed Bambi?», «Rock Around the Clock»
   
   Sid Vicious: voz principal en «My Way», «Something Else», «C'mon Everybody»


Discografía selecta (1976-1980)

Sencillos
   Incluidos en Never Mind the Bollocks, Here's the Sex Pistols:
        «Anarchy in the U.K.» / «I Wanna Be Me» (EMI 2566, 26 de noviembre de 1976) # 38 (Reino Unido)

        «God save the Queen» / «No feelings» (A&M Records, AMS 7284; debía publicarse el 25 de marzo de 1977, pero se canceló la publicación y no llegó a las tiendas).

        «God Save the Queen» / «Did You No Wrong» (Virgin VS 181, 27 de mayo de 1977) # 2 (Reino Unido)
        «Pretty Vacant» / «No Fun» (Virgin VS 184, 1 de julio de 1977) # 6 (Reino Unido), # 93 (Estados Unidos)
        «Holidays in the Sun» / «Satellite» (Virgin VS 191, 14 de octubre de 1977) # 8 (Reino Unido)
 
    Extraídos de The Great Rock 'n' Roll Swindle:
        «No One Is Innocent»/«My Way» (Virgin VS 220, 30 de junio de 1978) # 6 (Reino Unido)
        «Something Else» / «Friggin' in the Riggin'» (Virgin VS 240, 23 de febrero de 1979) # 3 (Reino Unido)
        «Silly Thing» / «Who Killed Bambi» (Virgin VS 256, 30 de marzo de 1979) # 6 (Reino Unido)
        «C'mon Everybody» // «God Save the Queen Symphony» / «Whatcha Gonna Do About It» (Virgin VS 272, 22 de junio de 1979) # 3 (Reino Unido)
        «The Great Rock 'n' Roll Swindle» / «Rock Around the Clock» (Virgin VS 290, 5 de octubre de 1979) # 21 (Reino Unido)
        «(I'm Not Your) Steppin' Stone» / «Pistols Propaganda» (Virgin VS 339, 6 de junio e 1980) # 21 (Reino Unido)


Álbumes de estudio

    -Never Mind the Bollocks, Here's the Sex Pistols (Virgin V 2086, 28 de octubre de 1977; Estados Unidos: Warner Brothers, BSK 3147, 12/77) # 1 (Reino Unido), # 106 (Estados Unidos)

Filmografía:
    -The Great Rock 'n' Roll Swindle, de Julien Temple, 1979 (la versión de la historia de McLaren).

   -Sid and Nancy, de Alex Cox, 1986.

   -The Filth and the Fury, de Julien Temple, 2000 (documental; la versión de la historia de Sex Pistols).


ESPECIALES - El Legado de los Sex Pistols (1975-1979)








LA ICONOGRAFÍA PUNK:

BASE CONCEPTUAL Y CUESTIÒN DE AUTORÌA



El primer concierto de Sex Pistols que atrajo una amplia atención lo dieron el 12 de febrero de 1976 en el Club Marquee, como teloneros de una banda de pub rock por entonces en alza que se llamaba Eddie and the Hot Rods. 

Según John Robb:
    «Rotten estaba rebasando ahora realmente los límites en sus actuaciones, bajándose del escenario, sentándose con el público, lanzando a Jordan por el escenario y arrojando sillas, todo ello antes de destrozar parte del equipo de Eddie and the Hot Rods».
La primera reseña sobre la banda apareció en NME, acompañada de una breve entrevista en la que Steve Jones declaró: «de hecho no nos va la música. Lo nuestro es el caos» («actually we're not into music. We're into chaos»). Entre la gente que leyó el artículo estaban dos estudiantes de la Universidad Tecnológica de Bolton, Howard Devoto y Pete Shelley, que viajaron a Londres en busca de los Sex Pistols. Después de charlar con McLaren, consiguieron ver a la banda en un par de conciertos de finales de febrero. Los dos amigos comenzaron de inmediato a formar su propia banda al estilo de los Pistols, Buzzcocks. 


Sex Pistols se definían por ambiciones mucho más allá de lo musical: sin duda, McLaren a veces era abiertamente despectivo con la música de la banda y con el punk rock en general. Es cuestión debatida el grado hasta el cual la postura antisistema de Sex Pistols fue el resultado de las actitudes espontáneas de los miembros de la banda y no el fruto del cultivo de McLaren y sus asociados, como asimismo es motivo de debate la propia naturaleza de tal postura. Al despreciar la música, McLaren elevaba el concepto, hecho por el cual el mánager después obtuvo pleno reconocimiento. McLaren afirmaría que los Sex Pistols fueron su proyecto artístico personal, de estilo situacionista: «decidí usar personas del mismo modo que un escultor usa arcilla». 

Sex Pistols fue inspiración directa en el estilo, y a menudo de la formación misma, de muchas bandas de punk y post-punk durante sus primeros dos años y medio de existencia.The Clash están entre las bandas del «círculo interno» de la primera ola del punk de Londres que dan crédito a los Pistols. Pauline Murray, de la banda de punk de Durham Penetration, vio a los Pistols tocar por primera vez en Northallerton en mayo de 1976.

¿O eran un cínico fraude: algo con lo que «vender pantalones», como dijo McLaren en 1989; «un ejercicio cuidadosamente planeado para desfalcar todo el dinero posible de la industria musical», tal como Jon Savage caracteriza el tema central de McLaren en The Great Rock 'n' Roll Swindle; «sacar pasta del caos» (cash from chaos) como lo expone la película de forma repetida?.
Lydon, por su parte, desechaba la influencia de McLaren: «Hicimos nuestro propio escándalo simplemente siendo nosotros mismos. Quizás era porque él sabía que sobraba, así que se sobrecompensaba. Todo lo dicho sobre que los situacionistas franceses estaban asociados al punk es una gilipollez. ¡Son disparates!» Cook coincide: «El situacionismo no tenía nada que ver con nosotros. Los Jamie Reids y Malcolms se emocionaban porque éramos lo auténtico. Supongo que éramos lo que ellos estaban soñando». Según Lydon, «si teníamos un objetivo, era introducir por la fuerza nuestras propias opiniones de clase trabajadora en la corriente dominante, algo que era desconocido en la música pop de la época».
Toby Creswell argumenta que «la agenda de Sex Pistols era incompleta, por decir lo menos. Era una llamada general a la rebelión, que se desmorona con el menor escrutinio» El crítico Ian Birch, escribiendo en 1981, llamó «una estupidez» la proclama de que Sex Pistols «tuvieran alguna importancia política... Si hicieron algo, fue hacer que mucha gente estuviera contenta con no ser nada. Ciertamente no inspiraron a la clase trabajadora».

Al cabo de un año de «Anarchy in the U.K.», esa voz estaba teniendo amplio eco: muchísimas, si es que no cientos de bandas de punk se habían formado a lo largo del país: bandas compuestas en su mayoría por gente de clase obrera y gente de clase media que rechazaba los valores de su clase y buscaban solidaridad con la clase obrera.
En 1980, el crítico Greil Marcus reflexionó sobre la contradictoria postura de McLaren:
    "Puede ser que, en la mente de su autocelebrado Svengali..., Sex Pistols nunca tuvieran que ser más que un milagro de nueve meses, un vehículo barato hacia el dinero fácil, unas risas, un toque del viejo épater la bourgeoisie. También puede ser que en la mente de su jefe terrorista y propagandista, anarquista veterano... y artista situacionista McLaren, Sex Pistols fueran concebidos para ser una fuerza que arrasaría con todo... y finalmente uniría música y política. Sex Pistols eran todas esas cosas".
Un par de años antes, Marcus había identificado diferentes raíces bajo la fusión de música y política de la banda, diciendo que «habían absorbido del reggae y el movimiento rastafari la idea de una cultura que haga exigencias a los poderosos que ningún gobierno podría satisfacer jamás; una cultura exclusiva, casi separatista, aunque también mesiánica, apocalíptica y estoica, y que ignorará o destrozará cualquier contradicción inherente en tal complejidad de posturas». El crítico Sean Campbell ha debatido sobre cómo la herencia católica irlandesa de Lydon facilitó su entrada en la escena reggae de Londres pero complicó su posición vis-à-vis con la clase obrera étnicamente inglesa -el origen que sus compañeros de banda tenían en común–.

Nick Kent —un periodista de New Musical Express (NME)— ocasionalmente tocaba con la banda, pero abandonó tras el fichaje de Lydon. Lydon después explicaría: «cuando llegué, le eché un vistazo y dije: "No, eso ha de acabar". Desde entonces nunca ha escrito una buena palabra sobre mí». En septiembre de aquel año, McLaren nuevamente prestó ayuda para alquilar un local de ensayo para la banda, que había estado practicando en pubs. Cook, que tenía un trabajo a tiempo completo que no quería dejar, estaba planteándose abandonar. Según la posterior descripción de Matlock, Cook «creó una cortina de humo», diciendo que Jones no tenía la suficiente destreza para ser el guitarrista principal de la banda. Pusieron un anuncio en la revista Melody Maker para encontrar un «chico prodigio guitarrista. No mayor de veinte. Con imagen no peor que Johnny Thunders» -en referencia a un destacado miembro de la escena punk de Nueva York-. 

La mayoría de los que se presentaron a la audición eran obviamente incompetentes, pero para McLaren, el proceso creó una nueva sensación de solidaridad entre los cuatro miembros de la banda. Reclutaron al único guitarrista con talento que probaron, Steve New. De todas maneras, Jones estaba mejorando con rapidez y en el sonido que la banda estaba desarrollando no tenía cabida el estilo técnico al que New era adepto.
El crítico Bill Wyman hace mención de que «la feroz inteligencia y el increíble carisma en el escenario» de Lydon fueron catalizadores importantes, pero en última instancia encuentra que el verdadero significado de la banda se encuentra en las manipulaciones provocativas de los medios por parte de McLaren. Aunque algunas de las afrentas públicas de la banda fueron planeadas por McLaren, Westwood y compañía, otras evidentemente no lo fueron: incluyendo lo que el mismo McLaren cita como «el momento crucial que lo cambió todo», el choque en el programa Today de Bill Grundy. «Malcolm se aprovechaba de las situaciones», dijo Cook, «no las instigaba; eso fue siempre nuestra propia obra». 

También es difícil atribuir el efecto de los primeros conciertos de Sex Pistols en Manchester en la escena punk naciente de la ciudad a nadie más que a los mismos músicos. Matlock después escribió que, en el punto en que dejó la banda, estaba comenzando a pensar que McLaren «de hecho estaba perpetrando esa idea que éramos sus marionetas de forma deliberada...De todas maneras, por otro lado, he averiguado que incluso Malcolm no era tan consciente de lo que hacía como desde entonces ha hecho ver».
El musicólogo Simon Reynolds argumenta que McLaren sólo se consideró a sí mismo como autor después de la disolución de la banda, con The Great Rock 'n' Roll Swindle y el reclutamiento de Ronnie Biggs como vocalista. Muchos de los comentarios posteriores sobre Sex Pistols se deben a haber tomado en serio las proclamas de McLaren en la película, tanto dándoles crédito como no dándoselo. 

Como expuso el periodista musical Dave Thompson en 2000, «hoy en día, Swindle es vista por muchos como la verdad» (a pesar de que los hechos que la película presenta, entre otras cosas, a un Steve Jones completamente analfabeto, un perro que habla y Sid Vicious disparando a integrantes del público, incluyendo a su madre, al final de «My Way»). Temple apunta que la caracterización de McLaren estaba pensada como «una puta broma enorme: que él era el maestro titiritero que creó esas piezas de arcilla con cajas de plastilina que modeló y así creó a Johnny Rotten y Sid Vicious. Era una broma el que estuvieran completamente manufacturados». En su escena final de la película, McLaren declara que todo el asunto de Sex Pistols estaba planeado «¡desde siempre, desde que tenía diez años! ¡Desde que Elvis Presley se unió al ejército!»
Según Noel Monk, mánager de gira de Sex Pistols, y el periodista Jimmy Guterman, Lydon era mucho más que «el portavoz de la banda. Es su agudo cerebro. McLaren o su amigo Jamie Reid igual dejaban caer una palabra tipo 'anarquía' o 'vacío' [vacant] a la que Rotten se agarraba y convertía en un manifiesto, pero McLaren no es el Svengali para Rotten que le gustaría parecer. McLaren pensó que estaba trabajando con una tabla rasa, pero pronto se dio cuenta de que Rotten tenía sus propias ideas». Por otro lado, hay poco desacuerdo sobre el talento de marketing de McLaren y su papel crucial en hacer de la banda un fenómeno subcultural poco después de su debut. Temple añade que «¡catalizó las cabezas de tanta gente! ¡Tenía tantas ideas simplemente extraordinarias!» Aunque, como enfatiza Jon Savage, «de hecho, fue Steve Jones quien tuvo la primera idea de juntar al grupo, o a cualquier grupo, con McLaren. Fue él quien escogió a McLaren, no al revés».
Lydon después describió el contexto social en que se formó la banda:

    La Inglaterra de principios de los años 1970 era algo muy deprimente. Estaba completamente venida a menos, había basura en las calles, desempleo total..., prácticamente todo el mundo en huelga. Criaban a todo el mundo en un sistema de educación que te dejaba bien claro que si venías del sitio equivocado..., pues no tenías la más puñetera esperanza y ninguna posibilidad laboral en absoluto. De todo esto salieron el pretencioso moi y Sex Pistols y luego un montón de pajeros copiones después de nosotros.
Pero ¿qué es lo que supuestamente había construido? Sex Pistols eran todo lo importantes que podía llegar a ser la cultura pop: «el punk se convirtió en el fenómeno cultural más importante de finales del siglo XX», diría McLaren después. «Su autenticidad sobresale sobre la cultura de sucedáneos y karaoke de hoy en día, donde todo y todos están en venta. El punk no está en venta, y nunca lo estuvo». 


Según la descripción de Trouser Press Record Guide, «Sex Pistols y el mánager/provocador Malcolm McLaren desafiaron cada aspecto y precepto de la forma de hacer música moderna, inspirando de ese modo a incontables bandas para seguir sus pasos por los escenarios de todo el mundo. Una imagen pública polémica y nihilista y unas letras sociopolíticas rabiosamente nihilistas fueron el modelo que sigue siendo la guía para las bandas de punk». 

El furor desatado por la banda no fue ajeno al atrayente mundo cinematogràfico. La película de Sex Pistols fue completada por Temple, quien recibió todo el crédito del guion después de que McLaren hiciera que se quitara su nombre de la producción. Estrenada finalmente en 1980, The Great Rock 'n' Roll Swindle aún reflejaba en gran medida el punto de vista de McLaren. Es una narración de la historia de la banda y sus secuelas en forma de un relato ficticio, a modo de una farsa, parcialmente animado, con McLaren en el papel principal, Jones como segundo actor principal, y contribuciones de Vicious (incluyendo su memorable interpretación de «My Way») y Cook. Incorpora los videos promocionales grabados para «God Save the Queen» y «Pretty Vacant» y un extenso metraje documental, dedicado en gran medida a Rotten. Según lo describe Temple, McLaren y él concibieron la película como «muy estilizada... polémica». 

Estaban reaccionando frente al hecho de que Sex Pistols se habían convertido en «el póster de la pared de los dormitorios ante el que te arrodillabas al llegar la noche para rezarle a tu Dios del rock. Y ese nunca fue el propósito... El mito tenía que ser dinamitado de algún modo. Teníamos que hacer esta película para enfadar a los seguidores».204 En la película, McLaren reclama la autoría de haber creado la banda desde cero y haber maquinado su notoria reputación; gran parte de la poca estructura que tiene la dispersa narrativa se basa en las «lecciones» de McLaren sobre «un invento mío al que llamaron punk rock».

Las resoluciones judiciales de 1979 habían dejado muchas cosas sin resolver entre Lydon y McLaren. Cinco años después, Lydon interpuso otra demanda. Finalmente, el 16 de enero de 1986, Lydon, Jones, Cook y los herederos de Sid Vicious ganaron el control de la herencia de la banda, incluyendo los derechos sobre The Great Rock 'n' Roll Swindle y todo el material grabado para su elaboración: más de 250 horas. Ese mismo año, se lanzó una película de ficción que trataba la relación de Vicious con Spungen: Sid and Nancy, dirigida por Alex Cox. En su autobiografía, Lydon critica duramente la película, diciendo que «elogia la adicción a la heroína», saliéndose del camino para «humillar la vida de Vicious», y que distorsiona totalmente la posición de Sex Pistols en la escena punk de Londres.

El crítico Toby Creswell sitúa la fuente primaria de inspiración de forma distinta, apuntando que:




"Al contrario que su imagen, los Pistols se tomaban muy en serio la música. El verdadero grito rebelde venía de las guitarras de Jones: un masivo muro de sonido basado en los riffs de guitarra más simples y retro. Esencialmente, Sex Pistols reforzaron lo que habían demostrado en los años 1960 las bandas de garage: no necesitas técnica para hacer rock and roll. En un momento en que la música se había vuelto cada vez más compleja y desdentada, el cambio generacional de los Pistols causó una verdadera revolución".



Junto a su abundante influencia musical, las reverberaciones culturales de Sex Pistols son evidentes en todos lados. El trabajo de diseño gráfico de Jamie Reid para la banda se considera uno de los más importantes de los años 1970 y aún tiene impacto en el siglo XXI. A los veintiún años, Sid Vicious ya era un «icono para vender camisetas». Aunque su manera de morir para muchos significó el fracaso de las ambiciones sociales del punk, cimentó su imagen de arquetipo de joven maldito. La moda punk británica, aún ampliamente influyente, ahora suele acreditarse a Westwood y McLaren; como Johnny Rotten, Lydon también tuvo un efecto duradero, sobre todo por su enfoque del estilo personal a la manera del bricolaje: «llevaba puesta una chaqueta de terciopelo de color (ted) adornada con imperdibles (Jackie Curtis, a través de la escena punk de Nueva York), enormes pantalones de pinzas a rayas (modernista), una camisa Wemblex de cuello de aguja (mod) adaptada como una camisa Anarchy (punk) y botines de charol (ted)». 
Christopher Nolan, director de la película de Batman The Dark Knight, ha dicho que Rotten inspiró la caracterización de The Joker, interpretado por Heath Ledger. Según Nolan, «en gran medida, mirando al personaje del Joker, vimos que lo que es su fuerte es la idea de anarquía. Ese compromiso con la anarquía, ese compromiso con el caos». Asìmismo, Christian Bale, coprotagonista de la película junto a Ledger, ha dicho que éste se inspiró viendo grabaciones de Vicious.

El artículo de la guía de álbumes de Trouser Press sobre Sex Pistols asegura que «su importancia —tanto en la orientación de la música contemporánea como en la cultura pop en general— difícilmente puede exagerarse». Rolling Stone ha argumentado que la banda, «en directa oposición a las trampas y complacencias de la fama» del rock de mediados de los años 1970, «vino a encender y personificar uno de los verdaderamente pocos momentos críticos de la cultura pop: el surgimiento del punk». En 2004, la revista puso a Sex Pistols en el puesto número cincuenta y ocho de su lista de «Los 100 artistas más grandes de todos los tiempos».221 El crítico musical Dave Marsh les denominó «incuestionablemente la nueva banda de rock más radical de los setenta».

Aunque Sex Pistols no fue la primera banda de punk rock, las pocas grabaciones que lanzaron durante su corta existencia inicial fueron expresiones excepcionalmente catalíticas del movimiento punk. Los lanzamientos de «Anarchy in the U.K.», «God Save the Queen» y Never Mind the Bollocks se cuentan entre los acontecimientos más importantes de la historia de la música popular. Never Mind the Bollocks aparece habitualmente en las listas de los mejores álbumes de todos los tiempos: En 2006 lo situaron en el número veintiocho de «Los 100 mejores álbumes de todos los tiempos» de la revista Q, mientras que Rolling Stone lo posicionó en el número dos de su lista «Los 100 mejores álbumes de los últimos 20 años" de 1987. Es reconocido como uno de los álbumes más influyentes de la historia del rock. Una reseña de Allmusic del 2005 lo describe como «uno de los mejores y más influyentes álbumes de rock de todos los tiempos».